Sequía, invierno ‘atípico’ y ‘Cambio Climático’

Como primera cuestión abordada en la conversación, Martínez Arroyo se ha referido a las condiciones meteorológicas de este invierno más que atípico y con consecuencias, también (y más quizá que en cualquier otra actividad) en el campo.

“El ‘cambio climático’ es una realidad y hay que tener en cuenta los efectos que éste tiene sobre la actividad económica; la agricultura y ganadería (en general) vienen a contribuir a mitigarlo (por ejemplo, con las prácticas extensivas y los cultivos leñosos, que generan efecto sumidero), por lo tanto, son ‘valores en alza’ en la lucha contra el ‘cambio climático’, y es un punto a considerar”, señala.

Apunta que “estamos en un ciclo de sequía (habituales en nuestro país y nuestra región) probablemente, de los más importantes y duros que han existido en las últimas décadas, y la agricultura tiene que adaptarse; en este sentido, creo que lo más importante de todo es el agua y considero que los agricultores, los regantes, se han posicionado en defensa del agua como elemento primordial de generación de riqueza en el medio rural, y el Gobierno regional también lo está haciendo (en colaboración con las Organizaciones Agrarias y las comunidades de regantes y de manera positiva)”.

De ahí en que incida en que “independientemente del ‘cambio climático’ (que existe también) creo que hay que focalizar en la escasez de agua (debida a la climatología y a una planificación hidrológica en las cuencas que tiene poco en cuenta los intereses de los ciudadanos de esta región”.

“No se puede hacer planificación hidrológica sin contar con los territorios afectados”

Al hilo de ese argumento, incidimos en el proceso de preparación de los recursos a los planes de cuenca que afectan a Castilla-la Mancha que está encabezando el Gobierno autonómico al considerar que no satisfacen las necesidades de la región en materia de agua.

Martínez Arroyo parte una idea fundamental y asegura, por ejemplo, que “la cuestión del agua no es una ‘guerra’, ni mucho menos, no estamos para pelearnos entre Administraciones, lo único que ocurre es que el está pendiente de los intereses de los ciudadanos de Castilla-la Mancha, y eso debe ser así (entre otras cosas, porque nos pagan por ello)”.

Subraya que “el agua genera riqueza, y las cuatro cuencas en cuestión tienen su máxima superficie en nuestra región y, desde luego, la planificación hidrológica no puede obviar el desarrollo económico potencial de las cuencas altas de estos ríos, y eso le interesa a Castilla-la Mancha, sin duda”.

Además, enfatiza que “la agricultura de Castilla-la Mancha tiene un futuro con agua de por medio; sin agua no hay futuro para el sector agrario”; de ahí que considere que recurrir esos planes de cuenca “es una manera de manifestar la posición del Gobierno regional en esta materia y de decir por dónde quiere ir (y se está haciendo de la mano de las organizaciones agrarias y de los regantes y con un gran consenso)”.

No obstante, no omite que “la competencia en esta materia depende de la , depende del , del , y tenemos claro que hay que dialogar con el Gobierno que resulte del proceso que hay abierto en el país y con las Comunidades Autónomas limítrofes (que tienen también algo que decir); no se puede hacer planificación hidrológica sin contar con los territorios afectados”.

La futura política de agua depende, por tanto, “del Gobierno que se forme a nivel nacional”, señala el consejero, quien añade estar absolutamente convencido de que “un Gobierno distinto y que suponga cambios con respecto al que tenemos en este momento, va a aportar una mayor interlocución y una mayor transparencia en materia de agua, y eso ya es importante”, lo que lleva a recordar que “no se puede llamar siempre a la misma Comunidad Autónoma cuando se habla del Trasvase Tajo-Segura o de las necesidades de los regantes en el levante, etc. eso no puede ser así, esto hay que hacerlo hablando con todos, y estoy convencido de que un cambio de Gobierno sería bueno en ese sentido (aunque no sea un tema fácil de por sí)”.

“Vamos a ir a una reestructuración del sector lácteo motivada por las cuotas que lo va a hacer probablemente (y en esto soy muy optimista) muy competitivo a nivel nacional”

En torno a la problemática de los precios (en muchos sectores, por debajo de los costes de producción), aludimos a la problemática creada en torno al sector lácteo (que, aunque minoritario en la región, ha preocupado), tranquilizado desde la propia Consejería.

“Tenemos un sector lácteo relativamente ‘pequeño’ pero, en términos de competitividad, relativamente importante (tenemos el mayor rendimiento por explotación de toda España)” introduce Martínez Arroyo; señala que los principales problemas han surgido en las explotaciones más pequeñas y alejadas (que son las que más afectadas se van a ver por la desaparición de las cuotas lácteas)”.

En este sentido, asegura que “esto que afrontarlo y ver de qué manera esas explotaciones que no son competitivas, pueden serlo; o cómo el sector se redimensiona automáticamente y se organiza de otra manera; pero van a contar con la colaboración de la Consejería de Agricultura, desde donde estamos en interlocución directa y fluida con los protagonistas porque, desde luego, no queremos que ningún ganadero se vea en la situación de tener que abandonar su actividad porque alguien no le recoja la leche; vamos a ir a una reestructuración del sector motivada por las cuotas que va a hacer probablemente (y en esto soy muy optimista) un sector lácteo en Castilla-la Mancha muy competitivo a nivel nacional (porque tenemos una excelente ubicación y explotaciones muy tecnificadas que han hecho muchas más inversiones que en otras parte de España)”, augura.

“Se va a garantizar que haya fondos para todos los jóvenes que quieran incorporarse a la agricultura, es la mayor prioridad en la línea de acción de la Consejería, y esto va a renovar el sector”

Sobre la necesidad de renovación generacional en el campo (los agricultores menores de 35 años representan sólo el 4,5 % del censo total en España, y el 36,5 % son mayores de 65 años) y con peticiones (como las que lanzan desde ASAJA) de medidas que, de alguna manera dignifiquen la jubilación de los agricultores para favorecer el propio relevo, el consejero asegura que “lo más importante son los jóvenes y que todos los que quieran incorporarse al sector agrario en nuestra región lo puedan hacer (y para eso estamos apoyándoles con fondos públicos); entendemos que es necesario, una salida laboral y un futuro para mucha gente”.

Asegura que la demanda es grande y que “se va a garantizar que haya fondos para todos: la mayor prioridad en la línea de acción de la Consejería va a ser que los jóvenes se incorporen a la agricultura, y esto va a renovar el sector”.

Avanza “una línea de financiación específica en colaboración con las entidades financieras” y asegura estar convencido de que esa incorporación de jóvenes “al final acabará haciendo que ‘los mayores’ que no dejan la actividad porque no tienen quién les suceda, la vayan dejando; creo que tenemos aquí un enorme potencial en Castilla-la Mancha porque hoy en día es una salida interesante y tenemos todo tipo de personas (muchas, titulados superiores) queriendo entrar en el sector agrario”.

Próximas modificaciones en el PDR

En torno al Plan de Desarrollo Rural finalmente aprobado y la necesidad de ir modificándolo (como incluso, en su día ya nos explicó el propio consejero) para, por ejemplo, favorecer la figura del agricultor profesional’, Martínez Arroyo destaca que “vamos a ser, al menos, igual de ‘beligerantes’ con esta cuestión que las propias Organizaciones Agrarias, porque queremos que sean los profesionales el objetivo de nuestros esfuerzos”.

Avanza que en la modificación del PDR “vamos a tener en cuenta muchas cosas, por ejemplo, pondremos precisamente más fondos para la incorporación de jóvenes; también vamos a incluir medidas medioambientales; etc. pero siempre consensuando todo con las propias Organizaciones”.

Señala que el compromiso de la Consejería con respecto a esa figura del ‘agricultor profesional’ “es total, como demuestra la reciente normativa de la PAC para 2016 en la que en Castilla-la Mancha vamos a exigir que para poder cobrar ayudas de la PAC en superficies de pastos, los beneficiarios tengan que ser ganaderos y figurar en el registro de explotaciones ganaderas (esto no es obligatorio en toda España, el Ministerio no ha querido regularlo y nosotros sí lo vamos a hacer porque apostamos por los ganaderos de verdad y también porque, de esta manera, quienes sí lo son pueden activas más derechos de la PAC”.

Ayudas para las cooperativas que den el paso de la integración comercial y para los agricultores que las conforman

También relacionado con el PDR, la propia consejería acaba de anunciar que habrá incentivos en el Programa para aquellas cooperativas que decidan agruparse; tras mucho insistirse (desde hace mucho tiempo y desde muchos ámbitos) en la necesidad que nuestras cooperativas tienen de unirse para, así, ser más eficaces y eficientes (por ejemplo, ante retos como la comercialización), el consejero apunta que “es la última oportunidad, y vamos a hacer todo lo que podamos para convencer a las cooperativas de dar este paso”.

Hasta ahora, señala que la principal traba para que lo hayan dado ha podido ser “la opinión de los socios de las propias cooperativas, a veces reacios a este tipo de cosas que ven como ‘lejanas’ a ellos y como una pérdida de control sobre la empresa”; no obstante, Martínez Arroyo incide en que lo que ocurre es todo lo contrario, y reitera que ayudarán a ello desde el Gobierno “apoyando más a las empresas que den el paso y también a los agricultores que formen parte de ellas, así lograremos que sean los propios socios de las empresas los que animen a que éstas den ese paso de integración comercial”.

Concretando en el sector del vino, señala que “tenemos que ser los líderes, y no lo somos; para ello, hay que tener las cooperativas más potentes aquí; ser capaces de condicionar en los mercados del vino desde aquí (que es donde se produce el vino)… y nos queda mucho camino por recorrer porque se ha hecho poco en esto”, señala.

Importante, en este sentido, la creación de la (que incluye a las nueve que existen en la región) y que, como explica el consejero, “ayudará a que los consumidores de fuera conozcan bien los vinos de Castilla-la Mancha (porque, para conocer todas las Denominaciones de Origen que tenemos, hay que ser muy avanzado); con este ‘paraguas’ seremos capaces de llegar a más gente; creo que es una buena solución (además de que ahorramos costes) para poder llegar más fácilmente a los consumidores, y las Denominaciones de Origen están muy implicadas en el proyecto, y vamos a apoyar”, indica.

“Estoy convencido de que incluso siendo el primer año de aplicación de la nueva PAC, vamos a ser capaces de hacer antes que nunca todos los pagos en Castilla-la Mancha”

Con el objetivo de ‘arrojar luz’ sobre el estado de los pagos de la PAC (tras muchas dudas vertidas al respecto por parte de dirigentes regionales del como recientemente a este medio , que incluso afirmó que ‘el dinero está rentando en los bolsillos de la Junta’), Martínez Arroyo señala como “sorprendente” que se siga generando esa confusión a los agricultores de la región, a los que transmite el funcionamiento del mecanismo de generación de los pagos: “Los pagos se solicitan un miércoles al Ministerio de Agricultura y, obligatoriamente (por un reglamento comunitario) van a las cuentas de los agricultores y ganaderos ese mismo viernes”.

Incide, además, en que “en caso de que se generen intereses de miércoles a viernes, existe otra normativa nacional que obliga a devolver esos intereses al Tesoro Público, con lo cual… me parecen afirmaciones lamentables de personas que demuestran desconocer cómo funciona el sector agrario y la PAC (por ser ‘cariñoso’ en el comentario) porque, si lo conocen y dicen esto… están faltando a la verdad”.

Resume datos al respecto de los pagos: “La mayor parte de los agricultores (111.000) cobraron el 90% del Pago Verde y del Pago Básico de la PAC el 18 de diciembre (antes que ninguna otra Comunidad Autónoma); el 10% restante se puede pagar a partir del 31 de marzo (aquí y en todas las regiones porque depende de que el Ministerio nos informe sobre los derechos definitivos de cada agricultor y ganadero)”.

Sobre los 15.000 expediente que en toda Castilla-la Mancha quedan pendientes de pago, Martínez Arroyo afirma que “unos 7.000 se van a pagar este viernes 5 de marzo”, entre los que entran los expedientes que estaban en controles de teledetección (que, como siempre, no pueden cobrar hasta que se resuelven los controles), y Albacete y Cuenca han tenido ‘la mala suerte’ de haber sido zonas seleccionadas por teledetección, “por eso hay una serie de agricultores que van a cobrar ahora y que no pudieron hacerlo en diciembre”. Restará por pagar los cerca de 6.000 expedientes con incidencias “como sucede siempre”, recalca el consejero, que concluye estar convencido de que “a pesar de ser el primer año de aplicación de la nueva PAC, vamos a ser capaces de pagar antes que nunca todos los pagos en Castilla-la Mancha”.

Pueden visionar, si les interesa, la entrevista al completo con Francisco Martínez Arroyo, consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, a través del vídeo que acompaña a este texto.