Como si de una situación real se tratase y de modo coordinado, tanto la Guardia Civil como el Servicio de desplegaron sobre el terreno sus equipamientos específicos ante cualquier tipo de emergencia de naturaleza NRBQ, según ha informado la Guardia Civil en nota de prensa.

Una vez activado el nivel de emergencia y como primera medida de seguridad se acordonó la “zona caliente” del lugar del incidente, instalándose a continuación las unidades de descontaminación de los cuerpos participantes para seguidamente proceder al descontaminado de los equipos de protección individual NRBQ, de primera intervención utilizados en el simulacro.

Los guardias civiles participantes se encuentran destinados en la (USECIC), con base en la Comandancia de la Guardia Civil de Albacete, contando todos ellos, al igual que los efectivos del Servicio de del Ayuntamiento de Albacete, con formación específica ante emergencias con agentes NRBQ.

El desarrollo de estas practicas supone dar un importante paso hacia adelante en la coordinación entre ambos servicios, siendo esta necesaria y determinante en la gestión de una emergencia de este tipo.