El escrito de acusación de la Fiscalía, al que ha tenido acceso Europa Press, señala que los hechos ocurrieron sobre las 15.35 horas del 7 de septiembre de 2015, en un locutorio de Albacete.

Los acusados, ambos de nacionalidad ecuatoriana, se aproximaron a la víctima, cuando estaba en compañía de un conocido suyo en la puerta del locutorio y, sin que mediara palabra entre ellos, los acusados comenzaron a agredirlo, dándole patadas y puñetazos, haciendo que cayera al suelo.

Una vez en el suelo, los agresores continuaron golpeando a la víctima. Uno de ellos cogió una botella de cristal y, tras romperla contra el escalón, golpeó con ella repetidas veces al agredido, tanto en las piernas como en el resto del cuerpo, mientras el otro acusado seguía propinándole patadas y golpes tanto en la cabeza como en el cuerpo.

Los acusados continuaron golpeándolo hasta que otra persona consiguió separarlos, momento en que llegó una patrulla de la policía, lo que motivó que los acusados huyeran.

Como consecuencia de estos hechos, la víctima sufrió diversas lesiones, como un corte que afectó a un músculo de la pierna derecha, fractura-luxación de tobillo derecho, contusiones por todo el cuerpo y erosión en la zona externa de ojo izquierdo.

Lesiones de las que curó a los 163 días, de los que cuatro estuvo hospitalizado y 159 incapacitado para sus ocupaciones habituales, y para lo que requirió tratamiento médico y quirúrgico.

Le han quedado como secuelas material de osteosíntesis en el tobillo derecho y limitación de la movilidad del tobillo, además de varias cicatrices en pierna derecha.