Esta actividad formativa tiene como fin que todos aquellos responsables que forman parte de los servicios de emergencia conozcan cuáles son las herramientas de protección a la población, sobre todo en aquellos casos en que los ciudadanos tienen que ser evacuados para alejarlos de un incidente de especial gravedad, ofreciéndoles alternativas de albergue, así como todo lo necesario para su manutención, según ha informado la Junta en nota de prensa.

Incendios forestales o inundaciones son el tipo de situaciones que dan lugar a evacuaciones y el albergue de los afectados. Estos incidentes necesitan de una respuesta rápida y bien planificada por parte de los servicios de emergencias, de ahí la importancia de esta actividad formativa, pues cuando una emergencia afecta a la población es de vital importancia saber qué pasos dar para lograr poner a salvo a la gente de manera ordenada y planificada.

Este curso, que en esta primera edición se ha desarrollado en 15 horas, ha tenido el objetivo de mejorar el conocimiento de las herramientas logísticas para la protección de la población en el desarrollo de las emergencias, así como entender los distintos puntos a considerar para establecer las medidas de evacuación oportunas, según el riesgo lo requiera.

Así, se han abordado medidas de protección a la población como el confinamiento sanitario preventivo, cuyo fin es evitar que los ciudadanos se encuentren expuestos a sustancias o situaciones que pueden perjudicar su salud.

También se han afrontado casos prácticos de evacuaciones llevadas a cabo, tanto en el caso de incendios forestales como en el de emergencias extraordinarias, con especial atención al incendio forestal que se produjo en Yeste el año pasado.

Por su parte, técnicos de Cruz Roja han explicado la logística que lleva a cabo esta ONG para la implantación de albergues, así como para el mantenimiento de los mismos durante el tiempo necesario para la resolución de la emergencia.