Según recoge el escrito de acusación de la Fiscalía, al que ha tenido acceso , los hechos ocurrieron poco después de las seis de la tarde del 16 de agosto de 2016, en el domicilio familiar, en Albacete.

En los días previos, el padre y víctima de los hechos había insistido a su hijo, acusado en esta causa, de que se pusiera a estudiar para los exámenes que tenía en septiembre para superar el módulo de Jardinería que estaba estudiando.

Por ello, se dirigió a la habitación de su hijo y lo encontró merendando y jugando con el ordenador, por lo que le requirió que se pusiera estudiar de una vez y que dejara de jugar, a lo que el agresor le respondió que le dejara acabar la partida.

El padre le pidió que dejara de “tomarle el pelo” y que si no quería estudiar, no lo hiciera, pero que el ordenador no lo iba a tocar, y se agachó para coger el cable del equipo y desconectarlo.

En ese momento, el acusado, con ánimo de causarle la muerte, cogió el cuchillo con el que había estado merendando, de unos 18,5 centímetros de los que 8,5 corresponden a la hoja, y propinó con él un fuerte golpe a su padre, que estaba desprevenido, impactándole en el costado.

Para evitar que le siguiera agrediendo, el padre sujetó la mano de su hijo y fue cuando se dio cuenta de que tenía el cuchillo, reclamándole que lo soltara, gritos que hicieron que la acudiera en ese momento a la habitación.

A continuación, la hija de la familia la hija avisó a los servicios de emergencia para que atendieran a su padre, que fue trasladado al , donde tuvo que ser intervenido.

Como consecuencia de estos hechos, el agredido sufrió lesiones en hipocondrio derecho con aponeurosis anterior y posterior del músculo recto derecho y hematoma de meso de intestino delgado, lesiones de las que curó a los 30 días, de los que tres estuvo hospitalizado y 15 impedido para sus ocupaciones habituales.

Las lesiones alcanzaron el músculo subyacente y, una vez que la hoja del cuchillo entró en la cavidad abdominal, lesionó el meso del intestino delgado y provocó un hematoma con sangrado activo, lesión que afectaría a la vida del lesionado si no hubiera sido intervenido quirúrgicamente.