El secretario de Organización Federal del PSOE, José Luis Ábalos, ha manifestado que, tras el dictamen del Tribunal Constitucional, ha quedado claro que “no se puede jugar a burlar la justicia” y al mismo tiempo “reivindicar el Estado de derecho” y que Puigdemont tiene que venir a España “a dar cuenta ante la justicia”.

En su intervención en el XV , Ábalos se ha referido a este dictamen como “una operación responsabilidad del Gobierno” y en la que el PSOE no quiere entrar. Sí ha lamentado que el Gobierno “hasta ahora no se ha lucido por su eficacia” y no ha querido “entender Cataluña como parte de España” sino “imponer su visión uniformista”, lo que ha propiciado que la situación “llegara a donde está”.

Ahora, tras conocer el dictamen del Constitucional, “al menos ha quedado claro que no se puede jugar a burlar la justicia y al mismo tiempo a reivindicar el Estado de Derecho”. No se puede uno quedar con lo que interesa y, lo que no, “no acatarlo”. Si algo ha quedado claro es que “Puigdemont tiene que venir a España, no a investirse como presidente, que ya lo fue y despreció el serlo, sino que tiene que venir a este país a dar cuenta ante la justicia”, ha manifestado.

Al tiempo, ha planteado que Cataluña tiene que tener un ‘president’ “no para mantener viva una agenda independentista” sino para “priorizar el y la gestión de los asuntos que afectan a Cataluña”.

Por eso, ha reclamado que “hay que pedir a los independentistas que renuncien a su agenda independentista” y busquen la fórmula para que Cataluña “tenga un presidente conforme a la fórmula que decidieron los ciudadanos, pero siempre dentro de la Ley y la normalidad”, ya que es la única opción de “recuperar la legalidad y el autogobierno” en Cataluña.

El secretario de Organización Federal del PSOE ha confirmado que el partido va a actuar “con el mismo sentido de estado como hasta ahora, defendiendo el Estado de Derecho y las instituciones y el autogobierno de Cataluña” y, al tiempo, “con negociación, acuerdo y diálogo político”.

FINANCIACIÓN TERRITORIAL

Junto a Cataluña, José Luis Ábalos ha admitido que hay otro problema “grave” que afecta a los españoles, y que es el de financiación de las comunidades autónomas, ya que son las “mayores prestatarias” de la política social.

Ante ello, ha reclamado la necesidad de “atender” este problema, y ha hecho un llamamiento a los socialistas a “rebelarse ante las injusticias”.

“La derecha —ha lamentado— ha aprovechado la crisis para generar una estructura basada en la desigualdad, de concentración de la riqueza en manos de unos pocos” y el reto para este 2018 ha de ser, ha apuntado, hacer propuesta para superar esa desigualdad. “Nuestra estrategia política ha de ser denuncia, propuesta y ejemplo donde gobernamos”, ha añadido.

Ábalos, que ha felicitado a los socialistas albaceteños por su XV congreso provincial, del que saldrá elegido Santiago Cabañero como nuevo secretario provincial, ha recordado que es su “tercer congreso provincial de Castilla-La Mancha”, comunidad a la que también acudió a la cita congresual regional.

Este año va a ser importante, no por ser la antesala al electoral 2019, sino porque “plantea muchos desafíos a los socialistas y nos va a poner a prueba para demostrar nuestra capacidad de dar esperanza a la gente”, ha precisado.

El gobierno que hay en el país está “absolutamente paralizado” porque “no ha salido del trauma de ser un gobierno en funciones y que no sabe acordar”, algo que, “hoy por hoy” es “una necesidad”, ya que el país “necesita reformas sustentadas en los consensos, y las reformas estructurales han de ser de mayorías”, ha concluido.