El gerente de Champinter, Abdón Catalán, ha elogiado la fuerza del sector agroalimentario aun en los peores momentos: “La industria agroalimentaria en concreto es la que mejor ha soportado esta última crisis; mientras otros sectores se han derrumbado, éste ha sido el que ha seguido creciendo y manteniendo la situación en estos años tan complicados”.

Además, ha subrayado especialmente que la industria agroalimentaria “es fundamental en el crecimiento (sobre todo, en las zonas rurales) puesto que, por sí sola genera ya riqueza económica y puestos de trabajo, pero también garantiza a los productos agrícolas una salida y los valoriza todavía más”, por lo que ha reiterado que “desde el punto de vista de consolidar la población y fijarla al medio rural, es fundamental que aparezcan este tipo de industrias agroalimentarias”.

Abdón Catalán: “La industria agroalimentaria es, precisamente, que está fijada a la población, al terreno, al terruño… es muy difícil (o imposible) de deslocalizar, y creo que es algo fundamental dentro de sus cualidades”

Champinter es uno de los grandes referentes del sector en Castilla-La Mancha y una de las cuatro Entidades de Asociativas Prioritarias de Interés Regional (EAPIR) que se han creado recientemente en nuestra región y que, sin dejar de crecer, nunca se ha planteado dejar el entorno en el que ha hecho posible tal evolución (aún, seguro, sin techo).

Sobre esto, su gerente ha señalado que “una de las características de la industria agroalimentaria es, precisamente, que está fijada a la población, al terreno, al terruño… es muy difícil (o imposible) de deslocalizar, y creo que es algo fundamental dentro de sus cualidades”.

Abdón Catalán ha sido tajante a la hora de mirar las perspectivas de futuro para un sector fuerte como éste que tiene toda la capacidad necesaria para seguir creciendo: “Lo que hace falta es generar infraestructuras que permitan el desarrollo de la industria agroalimentaria; y que nos creamos que somos capaces de producir productos alimenticios al igual que se hace en otros puntos de Europa o en otras regiones de España”

El gerente de Champinter ha proseguido argumentando que “es cuestión de, simplemente, ser eficientes, y de aplicar las técnicas que hoy existen (el I+D+i, la calidad, el marketing…), puesto que la materia prima la tenemos, y sería una lástima que estos productos, estas materias primas agrícolas, acabasen en otras regiones (como estaba pasando y sigue pasando) para que sea allí donde las valoricen; es un problema que hay que resolver y que pienso que es también vocacional”, ha concluido.