La Fiscalía relata, en el escrito de acusación, al que ha tenido acceso Europa Press, que la acusada, en fecha no determinada del año 2012, empezó a vivir en el piso del perjudicado por estos hechos, en Albacete.

Éste le permitió ocupar la vivienda sin que conste que tuviera que abonar ningún tipo de renta a cambio. Aprovechándose de esta circunstancia, el 7 de octubre de 2013, la acusada, con la ayuda de varias personas no identificadas y utilizando una furgoneta, desvalijó el piso.

Según el escrito, se llevó del inmueble una televisión de 52 pulgadas, un lavavajillas, un congelador, una licuadora, una cafetera, una freidora, menaje de cocina, un mueble de entrada, un espejo, dos mesitas de nogal, un espejo de baños, un mueble de baño, cuatro apliques de baño, dos cómodas de nogal con espejo, dos cómodas de cedro con espejo, dos cuadros, dos equipos de música, un aparato reproductor de video y un aparato reproductor de DVD, efectos valorados en 8.392,55 euros.

La presente causa judicial estuvo paralizada sin ningún motivo desde el día 4 de abril de 2016 hasta el día 29 de enero de 2018.