El escrito de acusación de la Fiscalía, al que ha tenido acceso Europa Press, recoge que los acusados se dirigieron, sobre las 17.00 horas del 16 de julio de 2017, a una vivienda de la capital, situada en un tercer piso de un edificio de vecinos.

Mientras uno de los acusados vigilaba por si llegaba alguien, el otro se introdujo en la mencionada vivienda tras forzar la cerradura con una ganzúa y provocar daños. Ya dentro, el procesado se apropió de un reloj de plata, dos anillos de oro, una cruz y una cadena de oro, unos gemelos de plata, dos billeteros de piel, una navaja, un teléfono móvil y 450 euros en metálico.

Acto seguido, hizo lo propio en la vivienda de enfrente, donde entró de la misma manera y se apropió de ocho relojes, un teléfono móvil y 100 euros en metálico.

Días más tarde, el 22 de julio, los acusados actuaron de la misma manera y se dirigieron a otro edificio de viviendas para acceder a una, situada en la quinta planta, tras forzar la cerradura.

De allí se apropiaron sin permiso de numerosas joyas, tanto de oro como de plata, y de 3.650 euros en efectivo, algo que hizo uno de los acusados mientras el otro vigilaba.