Según ha informado el Ayuntamiento en una nota de prensa, cada uno de los cuerpos y fuerzas de seguridad han expuesto el dispositivo especial, reforzado y preparado para la atención a los diferentes eventos programados en las fiestas en el ámbito de sus competencias y demarcaciones. A los festejos taurinos y verbenas, se unirán 14 y 13 vigilantes privados, respectivamente, bajo las órdenes de la .

A los efectivos de la se sumarán miembros de la desplazados por la Jefatura Superior de Policía desde Albacete. Como en años anteriores, se extremarán los controles de armas, objetos peligrosos, tenencia y consumo de drogas por los agentes de la autoridad. La Guardia Civil realizará su labor de vigilancia y control en las zonas de su competencia y en los accesos rodados, prestará apoyo en el resto en caso de solicitarse, extremando los controles de armas, objetos peligrosos, alcoholemia, tenencia y consumo de drogas en los conductores.

La Junta Local de Seguridad ha avisado de forma preventiva de que se van a realizar controles pertinentes para garantizar la seguridad ciudadana durante el desarrollo de los diferentes eventos. También se ha advertido de la prohibición de portar envases de vidrio en la zona de la verbena que serán controlados en los puntos de accesos y que puede derivar en intervenciones, sanciones en caso de incumplimiento y responsabilidades e indemnizaciones en caso de heridos.

Además, ha hecho hincapié en la necesidad del control de menores en el recorrido de la vaca, así como la necesidad de vigilancia del consumo y venta de alcohol a los menores y en la prohibición de encaramarse y subirse en la fachada de la Catedral y en los monumentos. Los vigilantes tienen órdenes de llamar la atención y de avisar a los agentes de la autoridad.

Los vigilantes de seguridad prestarán su servicio en las barreras, durante los festejos; en Arco de Bezudo y San Pedro, para reforzar el corte de tráfico, y durante las verbenas en las zonas de control de entradas y de evacuación diseñadas.