El arranque liguero del Alba no ha sido el soñado, ni mucho menos (habiendo alcanzado tan sólo 4 de los 21 puntos posibles) pero, a pesar de lo difícil de la situación jornada tras jornada (y de la compleja tesitura que supone para un entrenador), la destitución siempre es complicada de encajar, tal y como ha manifestado el propio Aira.

“Creo que aunque los entrenadores tenemos que estar preparados para este tipo de situaciones, son los resultados los que marcan el futuro de un entrenador y de un cuerpo técnico; siempre digo que el crédito de un entrenador va hasta el partido siguiente; lo habíamos ganado frente al Oviedo y el otro día, fijándonos en el resultado… lo perdimos; nunca lo esperas o nunca quieres que llegue, pero siempre tienes que estar preparado para este tipo de situaciones”, ha señalado.

Aira: “A la afición se le debe pagar con respeto y profesionalidad y en eso podré ir por las calles de Albacete con la cabeza bien alta”

A pesar de que logró, en un año, devolver al equipo a la tal y como le encomendaron, Aira ha vivido en primera persona cómo la afición no ha terminado de congeniar con él (sobre todo, desde el tramo final de la temporada pasada); asegurando desconocer la razón, ha reiterado que respeta profundamente a la afición del Alba:

“No puedo responder a por qué no ha habido esa empatía con la grada a pesar de los logros obtenidos y a pesar de haber, en un año, devuelto al equipo a la categoría perdida… soy como soy, he intentado ser respetuoso con la afición, más allá de opiniones o maneras de ver el juego… creo que lo primero es el respeto y es en lo que yo me baso; a la afición se le debe pagar con respeto y profesionalidad y en eso podré ir por las calles de Albacete con la cabeza bien alta; la opinión es propia de las personas y eso no lo voy a cambiar con nada… al final la afición quiere que el equipo gane, conseguir objetivos, y este año no ha sido así”, ha explicado.

Aira: “La plantilla es buena, los jugadores son buenos y están en disposición de alcanzar los objetivos; me habría gustado que fuese conmigo…”

Sobre si las circunstancias ‘inusuales’ en las que se iniciaba el nuevo proyecto del Alba en pleno verano han podido influir en la deriva del equipo, José Manuel Aira no se mostró crítico entonces ni lo hace ahora; tan sólo ha señalado que quizá de no haber sido esquiva la suerte en este arranque liguero, el equipo podría haber sumado justamente dos o tres puntos más que podrían ver hoy un guion distinto en la historia:

“Nunca he dicho nada sobre esto; no lo hice en verano y ahora no voy a ser ventajista; además, creo que un entrenador siempre debe adaptarse a esas circunstancias; la plantilla es buena, los jugadores son buenos y están en disposición de alcanzar los objetivos; me habría gustado que fuese conmigo; la plantilla debería haber sumado esos dos o tres puntos más que habrían sido justos y que habrían quizá cambiado las cosas…”, ha reflexionado.

Aira: “Llegamos con dos objetivos claros: ser primeros de grupo y ascender al equipo; los dos se lograron… de Albacete me marcho siendo mejor entrenador”

Sobre qué está pudiendo achacar el conjunto en este comienzo de competición, el ya ex técnico del Alba ha señalado que “todo es analizable” y recordando que “en el fútbol hay muchos condicionantes, algunos controlables y otros que no lo son”, ha afirmado que de estos segundos “algunos nos han privado de conseguir esos dos o tres puntos más” que podrían tenernos ahora en un escenario diferente.

Aira ha afirmado que ha sido hoy cuando le han comunicado la decisión de que prescindían de sus servicios y que tras el partido frente al Numancia lo único que reflejaba su rostro era “decepción por cómo habíamos finalizado el encuentro” y no porque se temiera este desenlace tras el que, no obstante, ha asegurado que su estancia en Albacete ha sido positiva en muchos sentidos, tanto, que asegura marcharse de aquí siendo mejor entrenador de lo que era al llegar:

“Ahora hay que dejar pasar unas horas y valorar todo con calma, pero creo que esta estancia en Albacete es, en cierto modo, positiva en muchos sentidos; llegamos con dos objetivos claros: ser primeros de grupo y ascender al equipo; los dos se lograron, con más o menos dificultades, y eso es positivo… este año comenzaba con tremenda ilusión por mi parte por ser mi primer año en el fútbol profesional y al final han faltado cosas para poder conseguirlo…; lo que sí está claro es que de Albacete me marcho siendo mejor entrenador” ha explicado, visiblemente emocionado.

Emocionado agradecimiento final y un propósito: “Desde hoy, soy un aficionado más y un seguidor más que se alegrará de que el Albacete cumpla sus objetivos porque yo también me sentiré parte de ellos”

De los jugadores podrá despedirse personalmente mañana (si bien, como hemos apuntado, ya esta tarde muchos han estado junto a él en esta despedida ante los medios) pero, públicamente, ha aprovechado para darles las gracias a todos y cada uno de los que han estado en algún momento bajo sus órdenes desde que llegó al Alba hasta hoy.

Ya con la emoción asomando visiblemente a sus ojos, ha concluido con un mensaje cargado de agradecimientos. Un ‘gracias’ que nosotros también le devolvemos porque, entre otras cosas, es uno de esos entrenadores que ha logrado uno de esos ascensos que la afición nunca ha de olvidar.

“Quiero manifestar mi más sincero agradecimiento a todas las personas que han hecho posible que yo haya llegado al Albacete, desde la directiva a la figura de en la Dirección Deportiva anterior; doy las gracias a todos los empleados del Club, del primero al último, porque me han hecho siempre el trabajo muy sencillo; a todo mi cuerpo técnico, Nogue, Cano, , los doctores, los fisios… porque, como siempre digo, un entrenador por sí solo no va a ningún lado: siempre tiene que saber delegar, escuchar y asumir él la responsabilidad última; gracias a la directiva actual, Skyline y la Dirección Deportiva por la confianza mostrada desde el primer día en que yo fuese el entrenador de este equipo en Segunda División; gracias a cada uno de los jugadores que he tenido desde la temporada 16/17 hasta el día de hoy: a todos ellos les debo mis éxitos profesionales y poder haber llegado a Segunda División; les deseo la mejor de las suertes y les digo que al final cumplirán los objetivos demandados por el Club esta temporada; gracias a la afición por el respeto mostrado desde el primer día, más allá de estar o menos de acuerdo con ciertas decisiones… el camino a seguir es el del partido contra el Oviedo… Desde hoy, soy un aficionado más y un seguidor más que se alegrará de que el Albacete cumpla sus objetivos porque yo también me sentiré parte de ellos” ha concluido, con la voz rota y entre aplausos.