Se había hecho un llamamiento especial a la afición de cara a esta ‘final’ para el Alba y, a pesar de la lluvia (presente desde primeras horas de la tarde, más o menos intensamente), la afición ha respondido; para comenzar, recibiendo el autobús de la plantilla blanca a su llegada al Belmonte, emulando esas tardes que nos acercaron a la gloria pero, en esta ocasión, con el deseo de no bajarnos de ella y, de paso, dejar atrás esa mala racha de nueve partidos consecutivos sin conocer la victoria.

Con la mejor entrada de la temporada, 12.556 personas, ya había un ambiente formidable en las gradas cuando, a las 20:30 horas, la jornada arrancaba con horario unificado desatando los nervios y toda la pasión de un día como éste. Apenas un minuto y medio corría de encuentro cuando Zozulia pisaba por primera vez el área rival con cierto peligro. La intensidad era palpable en los once hombres alineados por Martín, que habían trabajado duro y muy concentrados esta cita en los días previos durante su staff en San Pedro del Pinatar.

En el 8’ Bela lograba robar un buen balón en el centro del campo de ataque de los blancos provocando el primer córner para los nuestros, originando a su bote una segunda jugada que acaba con el remate sin suerte de Gorosito, blocado sin problemas por Ortolá. La afición animaba desde los primeros compases del encuentro, arengados por el mítico Parrita que volvía a las gradas del Belmonte con su ‘bombo’ a punto, como siempre fue en las grandes citas.

Los minutos transcurrían en esta ‘tarde de transistores’, y el encuentro tocaba el primer cuarto de hora con los blancos bien posicionados y apoyándose mucho, pero sin lograr hilar jugadas que permitiesen a los hombres de arriba crear ocasiones serias. El Barcelona B lograba, poco a poco, tocar más el balón pero no llegar sin dificultades a acechar el área de Tomeu Nadal que, en el 18’, blocaba sin problemas un tiro raso y lejano de De Galarreta.

Formidable el pase en diagonal que, en el 21’, Susaeta hacía hacia el carril exterior de Cifuentes que, ya en el área, no lograba controlar el esférico cuando se plantaba frente a Ortolá; tras eso, Aleñá culminaba la contra blaugrana con otro lanzamiento lejano que se envenenaba sobre el rápido verde pero que Tomeu se encargaba de blocar, solvente.

Merecida ovación la que arrancaba, en el 26’, Nico Gorosito cuando cortaba providencialmente una jugada que estaba abocada a un uno contra uno blaugrana frente a Tomeu Nadal, pero que no fue tal gracias a la intervención limpia del argentino que, en un sprint lleno de clase, evitaba el córner contrario a los blancos. La respuesta del Alba vino al instante cuando, en el 27’, Dani Rodríguez protagonizaba un gran tiro desde la frontal del área blaugrana que se marchaba por encima del larguero defendido por Ortolá.

En el 30’, Nahuel encontraba una autopista por la banda izquierda hasta el área de Tomeu Nadal con un acercamiento muy peligroso que, de nuevo Gorosito, desbarataba enviando a un córner que no les dio fruto; apenas un minuto después, otra vez el central argentino de los de Martín Monreal resolvía magistralmente otra llegada de peligro del Barca B por la izquierda, arañando una falta contra los blaugrana que alejaba el peligro de las inmediaciones de Nadal.

Un gran papel de Nico Gorosito desde el arranque del encuentro, a pesar de haber tenido que necesitar atención médica en los primeros compases por un problema en el cuello que no le estaba dejando jugar al cien por cien de sus posibilidades.

En el 35’, Cifuentes lograba hilar una buena jugada por la derecha: tras combinar con Bela, el esférico llegaba a las botas de Susaeta que finalizaba con un lanzamiento que lograba atajar Ortolá y avivando nuevamente los ánimos que no dejaba de enviar la afición desde la grada.

Los últimos minutos de la primera mitad estaban marcados por un mayor asedio de los blaugranas, que controlaban la posesión del balón y lograban llegar con más claridad a las inmediaciones de Tomeu Nadal, arañando saques de esquina y algún tiro lejano; en el 40’, Nahuel caía en el área pero el colegiado no apreció penalti en la acción, que no fue protestada por los visitantes. El Alba se fue viniendo atrás en los compases finales del primer tramo, en favor de un Barcelona B que iba manejando el partido más a su antojo; en el 44’, Aleñá tenía una clara ocasión que acaba con una buena intervención del guardameta del Alba y, prácticamente, con los primeros 45’ de partido, que llegaba al descanso.

Segunda parte de lesiones, ocasiones y ‘San Tomeu’

El encuentro se reanudaba sin cambios en ninguno de los onces y con un primer tiro lejano de Cucurella. El Alba mantenía una buena defensa pero no estaba acertado en las recuperaciones, muy impreciso. En el 51’, nuevamente Gorosito levantaba aplausos al disparar desde la frontal del área de Ortolá sin suerte, pero mostrando su pundonor. Sobre todo cuando, instantes después, al despejar en el área blanca un balón de cabeza, se volvía a hacer daño en el maltrecho cuello que venía molestándole desde casi el comienzo del partido. No podía seguir, y en el 52’, enormemente ovacionado, cedía su puesto sobre el verde a en el que se convertía en el primer movimiento de banquillo por parte de Martín Monreal. En el 53’, Zozulia caía en el área blaugrana, pero tampoco en esta ocasión el árbitro apreció penalti que sí pidió la hinchada local.

El ambiente se calentaba en el 57’ cuando, con Bela tendido en el terreno de juego, los jugadores del Barcelona B no echaron el esférico fuera del verde. Las malas noticias seguían para los blancos en forma de lesiones, y finalmente el franco-congoleño del Alba tenía que marcharse también del partido en ese minuto, siendo sustituido por Aridane Santana.

Cuando se cumplía una hora de juego, Marc tenía una clarísima ocasión a la que Tomeu Nadal respondía sacando una gran mano que enviaba el balón a su poste derecho, que lo terminaba de repeler. El Barcelona B seguía llevando la voz cantante y las manijas del juego, marcando los tiempos, mientras el Alba se defendía como podía ante cada embestida blaugrana.

En el 65’, Martín Monreal hacía el tercer y último cambio en sus filas y Susaeta dejaba su puesto a Javier Acuña, poniendo más ‘pólvora’ arriba buscando el ansiado gol blanco. Y casi ‘caza’ su primer testarazo en el 67’, pero el paraguayo no lograba rematar. Un minuto después, la primera amarilla del encuentro la veía el blaugrana Rivera por falta sobre Dani Rodríguez.

‘A por ellos’ arengaba la grada mientras el encuentro se volvía loco por momentos y los blancos se lanzaban con todo en busca del gol que certificara su salvación. Magistral la parada de Tomeu Nadal en el 69’ en el uno contra uno frente a Marc, desbaratado de manera formidable por el balear que, un partido más, no quería faltar a su cita particular con ‘el santoral’ para salvar a los nuestros de un destino peor. En el 71’, el Alba botaba un córner que concluía con un tiro lejano de Cifu que se marchaba fuera por poco, muy cerca del poste derecho que defendía Ortolá.

Los nervios, la tensión y, sobre todo, la emoción eran evidentes tanto en el terreno de juego como en la grada, donde la afición no dejaba de estar pendiente de los resultados de los otros partidos que eran cruciales para el futuro de los nuestros en este final de temporada.

En el 76’, tras el primer cambio del Barcelona B (C. Pérez salió para que entrara Ballou) tuvo Aridane una de las ocasiones más claras de los blancos pero, a apenas un metro del marco de Ortolá, enviaba el balón a la derecha de su portería cuando la grada ya cantaba el gol. La afición se venía arriba y animaba con garganta y corazón para que, de nuevo en el 80’, otra vez el canario tuviese el gol en su cabeza con un remate que acabó en ‘casi’ a la salida de un nuevo saque de esquina. El Alba no dejaba de acosar a los blaugranas y los córner se sucedían prácticamente uno tras otro.

La primera amarilla para los blancos fue para Aridane en el 84’, al cortar un contragolpe de los visitantes con una falta muy clara que amonestó el colegiado. Marcaba el árbitro tres minutos de añadido al partido y el Alba se volcaba más si cabe buscando el gol, al igual que la gente lo hacía desde la grada. Pero el encuentro llegaba al final, con tablas y sin goles en el marcador y con un Alba que viajará a Tenerife jugándoselo todo.

: “Este punto nos da la vida porque dependemos de nosotros mismos en Tenerife: lo tenemos en la mano”

El entrenador del Barcelona B era el primero en pasar por la sala de prensa del Estadio Municipal . García Pimienta aseguraba que sus jugadores estaban “jodidos” tras un encuentro que ha certificado su descenso y que ha considerado que han merecido ganar. Apenas treinta segundos ha durado su paso ante la prensa, por donde unos minutos después ha desfilado también el míster del Alba, .

“Ya estaba complicado, hemos tenido opciones en los últimos quince o veinte minutos con varias opciones favorables en las que no hemos acertado; ha sido un partido muy intenso, y este punto nos da la vida porque dependemos de nosotros mismos en Tenerife: lo tenemos en la mano”, ha señalado de inicio.

El navarro ha subrayado sobre lo complicado de seis equipos para un descenso de cara a la jornada final, que “está todo muy apretado y vamos a Tenerife con toda la ilusión del mundo a por los tres puntos”.

“Ellos han tenido sus opciones y han estado muy bien, pero creo que los últimos veinte minutos han sido nuestros… no se le puede decir nada al equipo; una mención especial al público por el gran empuje que nos ha dado durante todo el partido, a la afición hay que darle un diez (siempre, pero hoy especialmente, con una disposición hacia nosotros impresionante); el equipo se ha vaciado, lo bonito hubiera sido haber ganado y haber finiquitado ante nuestra gente, pero ahora el domingo hay que ganar”.

“A estas alturas lo que hay que hacer es recuperar porque los chavales se han vaciado; hay que afrontar la semana con tranquilidad y con esa ilusión de ganar al Tenerife; los demás también tendrán que hacer su historia…”, ha añadido.

“A Bela le perdemos -ha indicado sobre los lesionados hoy-; confío en recuperar a Gorosito; ha sido una cuestión agradable ver a Ángel competir con todos y dejando una sensación de ilusión y de intensidad… ha aprovechado su oportunidad, ha estado muy bien y tenemos ahí un jugador para el domingo, aunque espero recuperar a Gorosito durante la semana (que, además, ha estado inconmensurable)”.

Martín Monreal ha señalado que sólo ha preguntado por los resultados del resto de equipos en la pugna por evitar el descenso “al final” y que, de todo lo acontecido en esos otros encuentros, lo que más le ha sorprendido ha sido “la victoria de la Cultu”. “El Tenerife no se juega nada, pero regalar… no regala nadie nada; vamos a recuperar, a descansar y a esperar ese partido y que consigamos mantenernos”, ha concluido con la vista puesta en la próxima y definitiva oportunidad de lograr el objetivo.

Tomeu Nadal: “Nos queda la última bala e iremos a Tenerife a ganar sí o sí”

El siguiente por acudir a sala de prensa ha sido, una vez más, el mejor del encuentro, por el Alba (junto con Gorosito, hasta que se marchó lesionado): el guardameta, Tomeu Nadal: “Creo que el equipo ha competido bien, pero ahora no queda otra que ir a Tenerife a ganar; al final ésa es la situación, no podemos mirar hacia atrás, nos queda la última bala e iremos a Tenerife a ganar sí o sí”, aseguraba.

Protagonista, sobre todo en dos magníficas intervenciones que habrían significado la derrota de los nuestros, Tomeu ha señalado que “en cuanto a trabajo, al equipo no se le puede reprochar nada”. Ha afirmado que trabaja día a día para ayudar al conjunto y que está contento personalmente pero no por el colectivo: “No puedo estar contento cuando el equipo se juega la salvación en la última jornada”, ha afirmado.

El guardameta ha considerado que deben estar ajenos a todo (otros equipos en la pugna y comentarios externos) de estos próximos días: “Todo el mundo quiere mantenerse en la categoría y eso se tiene que notar desde el minuto cero entre un equipo y otro en Tenerife”, ha concluido.

Chus Herrero: “Es muy positivo llegar al final dependiendo de uno mismo”

También Chus Herrero ha pasado por sala de prensa en último lugar. “Resta una semana para la siguiente final de Tenerife; tenemos que intentar salvar los tres puntos y la categoría que es lo que quiere todo el mundo, la afición y nosotros”. A pesar de que el Tenerife no se juegue nada el próximo fin de semana, Chus Herrero se mostraba convencido de que saldrá igualmente a ganar su partido.

“Hoy se ha visto al Alba de siempre, ha faltado ese puntito de suerte al final, pero el Alba ha vuelto por sus fueros y es el camino a seguir; es muy positivo llegar al final dependiendo de uno mismo, y eso es así; el sábado en Tenerife dependemos de nosotros mismos y es muy importante, las estadísticas así lo dicen, y haremos que sea de ese modo”.

No podrá estar (por acumulación de amarillas) en esa jornada vital, pero Herrero se ha mostrado convencido de que el que salga, luchará como el que más y hará un gran papel. La plantilla del Alba tendrá sesión de recuperación este lunes, y descansará el martes antes de comenzar a preparar ese partido definitivo, para bien o para mal, del próximo sábado en el Rodríguez López a partir de las 20:30 (hora peninsular).