Se cumplen con ello tres objetivos básicos: la investigación en la recuperación de las técnicas de trabajo tradicionales, estudio de piezas, vocabulario asociado, preparación y recogida de la planta; la formación para enseñar a las personas interesadas estas técnicas de cestería y la divulgación para dar a conocer los resultados de investigaciones y divulgar la importancia cultural de esparto como recurso natural y como seña de identidad del sureste ibérico.

En la actualidad, están matriculadas en el taller de esparto 36 personas, y a lo largo de estos años, desde 1992, han pasado por estos cursos más de 486 participantes, ha informado el Ayuntamiento en un comunicado.

Las jornadas ‘Esparto, naturaleza y cultura’ cumplen en 2019 su sexta edición y suponen ya un punto de encuentro para la comunidad local de esparteros y esparteras que atraen a personas interesadas en este mundo procedentes de otras comunidades autónomas como Cataluña, o Comunidad Valenciana, entre otros, que enriquecen así la convivencia e intercambio de conocimientos y experiencias que se producen estos días.