El partido que ayer enfrentó a nuestro equipo con la SD Huesca en El Alcoraz volvió a evidenciar lo que el Albacete Balompié viene denunciando desde hace dos años: un trato singular y punitivo en cada encuentro hacia nuestro futbolista Roman Zozulia; para el que el Albacete Balompié exige un tratamiento justo y equitativo –ni mejor, ni peor- que el que reciben el resto de jugadores de LaLiga SmartBank.

Como se pone de manifiesto en cada partido y el Albacete Balompié lleva sosteniendo desde hace dos temporadas, cualquier acción de nuestro delantero es sancionada con evidente ligereza, llegando incluso a la sanción disciplinaria de manera habitual. Sin embargo, durante el transcurso de cada partido, las infracciones cometidas por sus defensores rara vez son señaladas y, muchos menos, castigadas disciplinariamente, pese a la reiteración y contundencia de sus acciones.

Atendiendo al caso concreto de ayer, y una vez analizadas de forma pausada las imágenes de cada acción en la que fue sancionado el jugador Roman Zozulia, el Albacete Balompié ha decidido presentar nuevamente alegaciones al Comité de Competición de la Real Federación Española de fútbol por la amonestación que recibió en El Alcoraz, como un ejemplo más del tratamiento desigual y singular que sufre habitualmente nuestro delantero.

El colegiado de la contienda mostró la cartulina a Roman Zozulia en el minuto 24 de partido por “infringir persistentemente las reglas de juego”, según recoge el acta del choque. Hasta ese momento, nuestro jugador había cometido, a juicio del colegiado, cuatro faltas (minutos 6, 21, 23 y 24). Atendiendo a las imágenes queda probado, sin embargo, que en dos de ellas, Roman Zozulia es objeto de falta por parte de la defensa del SD Huesca y no es el infractor.

En una de ellas, minuto 23 de partido, Roman se adelanta al central rival en el control del balón y este le golpea claramente su pierna derecha. Y en la siguiente, minuto 24, es a él a quien están agarrando de la camiseta. El resultado de esta última jugada es totalmente incongruente: aun cuando Roman Zozulia es objeto claramente de falta por el defensa de la SD Huesca, la acción se resuelve con la señalización de falta al ucraniano junto con la imposición de una amonestación a todas luces injusta.