Con la media noche del 17 de septiembre, una vez más, la llave más famosa de Albacete se ha convertido en protagonista cuando el primer edil de la ciudad, Manuel Serrano, la giraba en la cerradura de la Puerta de Hierros en el sentido contrario del que lo hiciera el día 7 cuando procedió a la apertura de la Feria. Hoy se ha cerrado, con pena (como suele ser habitual) entre los ciudadanos que se han acercado al lugar a presenciar el momento, pero dejando atrás un cúmulo de sensaciones positivas que sólo llevan a agradecer a muchos y a ponerse en marcha de nuevo para preparar la Feria 2018.

“Ésta ha brillado como ninguna otra, ha sido una Feria suprema, excepcional, y lo ha sido gracias a todos los albaceteños y a todas las albaceteñas; también gracias al concejal de Feria y todo el equipo humano del Ayuntamiento del área de Festejos; también quiero resaltar que ha sido una Feria segura como ninguna otra, y agradezco a quienes han trabajado para ello durante estos días; ha sido una Feria extraordinariamente limpia y más participativa que ninguna otra”, ha señalado el alcalde, Manuel Serrano tras proceder al cierre.

El primer edil ha resaltado que esta edición de la Feria de Albacete “va a aportar autoestima de cara a este ‘año nuevo’, para que quienes no la han podido disfrutar este 2017, puedan vivir la de 2018 como muchos han vivido la de 2017; y quiero recordar a quienes han fallecido durante este último año y agradecer a todos los colectivos que han permitido que esta Feria haya generado mucho empleo y riqueza en la mayor ‘empresa’ de Albacete”.

Serrano ha manifestado que “desde este momento, me pongo a trabajar con los portavoces de los en una Feria que dé muchas más oportunidades y con mucha y más variada programación; habrá errores pero nos ponemos a solucionarlos y mejorarlos todos juntos porque la Feria no es patrimonio de ningún Grupo político, sino de Albacete y todos los albaceteños”.

A falta de datos definitivos, la de 2017 puede ser una Feria de récords

Diez días con sus horas, minutos y segundos más intensos que los del resto del año; diez días que han servido para demostrar una vez más que ésta es una gran ciudad con unos formidables vecinos que han sabido situarla en el escaparate mundial y que ha estado plagada de buenos resultados.

“Todos los datos son mejores; por poner un detalle, en el día de ayer (16) teníamos contabilizados casi 100.000 visitantes más que en 2016; estamos pendientes de recoger más balances de diferentes colectivos y servicios para darlos a conocer próximamente”.

De manera inminente (comienzos de octubre) comenzarán los trabajos que verán remodelarse completamente este mítico Recinto Ferial que ya vive a la espera de otro 7 de septiembre mientras todos nosotros cerramos de alguna manera una ‘puerta’ como él ha hecho; una puerta que nos lleva casi a un año nuevo y tras las que dejamos momentos inolvidables pero que ha de cerrarse para que nuevamente, podamos volver a abrir todo lo que llega.