‘No dejar a nadie atrás’ es el lema elegido para la celebración de esta fecha en 2019 a la que se ha sumado Aguas de Albacete haciendo visible a la población la calidad del agua del grifo de la ciudad: rica en minerales, un agua segura, saludable, por lo que su consumo es totalmente recomendable. Informes elaborados desde la señalan que aguas con la misma calidad y similares parámetros a la suministrada en Albacete, suponen un aporte nutricional importante y son óptimas para algunas dolencias como las enfermedades cardiovasculares.

Acciones que se pueden llevar a cabo en los hogares para disminuir el consumo de agua

En 2018, el consumo de agua en los hogares españoles ha descendido hasta los 132 litros por habitante. El 73% del agua urbana es de uso doméstico, el 13% se dedica al consumo industrial y comercial y el 14% restante se asigna a otros usos como pueden ser los municipales e institucionales.
En lo que respecta al consumo del agua en los hogares, son muchas las acciones que se pueden llevar a cabo para ahorrar el máximo de litros posible.

Cerrar el grifo al lavarte las manos, dientes (enjuagarse la boca con un vaso en vez de bajo el grifo puede ahorrar hasta 16 litros diarios) o al fregar; ducharte en lugar de bañarte puede ahorrar hasta 30.000 litros al año; poner la lavadora o lavavajillas cuando estén realmente llenos, utilizando programas cortos ECO y apostar por electrodomésticos eficientes con etiqueta A+; cerrar los grifos procurando que no goteen y sustituir las llaves o tuberías necesarias en caso de fugas; evitar usar la manguera para lavar el coche y utilizar descalificadores de agua o filtros domésticos como sustituto del agua embotellada.

Los embalses de Castilla-La Mancha, a un 36,4% de su capacidad

La situación habla por sí sola: los embalses de Castilla-La Mancha se encuentran a un 36,40% de su capacidad, más de 10 puntos por debajo con respecto a la situación de hace 10 años. La escasez de lluvia afecta a uno de los principales sectores de la región: el agroalimentario. Agricultores y ganaderos que día tras día miran al cielo a la espera de esas lluvias tan necesarias para sus campos.

Ante este contexto, se necesita una mayor conciencia social, que apueste por campañas de sensibilización y por una educación en valores de uso y consumo responsable del agua en todos los ámbitos y sectores y desde las edades más tempranas, según consideran los albaceteños y albaceteñas.

En nuestras manos está conservar uno de los bienes más preciados del planeta que constituye una cuestión crítica para el futuro, ya que la disponibilidad del agua potable se encuentra amenazada por las consecuencias, que ya estamos sufriendo, del cambio climático.