Este informe da a la ciudad albaceteña una calificación de 65 puntos y la sitúa como la única de las 35 estudiadas que aprueba todos los apartados del estudio, según ha informado el Ayuntamiento de Albacete en nota de prensa.

El informe dictamina que uno de los principales problemas de las ciudades españolas es la falta de información que tienen sus ciudadanos para saber dónde tienen que depositar las pilas usadas. Asimismo, el desconocimiento de los materiales que pueden depositarse en el contenedor amarillo es otra de las asignaturas pendientes de los grandes municipios del país.

Además, OCU recuerda que “es importante que los responsables municipales informen sobre los resultados de la participación ciudadana y faciliten la colaboración de los usuarios”, asegurando que “este es el camino a seguir para lograr mantener y mejorar los objetivos del reciclado”.