La estrategia diseñada por los empresarios de hostelería y pasa por vender su oferta de comercio y artesanía y de patrimonio natural y artístico para mejorar el posicionamiento turístico de la ciudad.

Así ha quedado de manifiesto durante la presentación del Plan Estratégico de Turismo diseñado por la Asociación y Turismo de Albacete (Apeht), que se divide en cinco bloques: análisis y diagnóstico de la situación turística de Albacete; tendencias turísticas y posicionamiento actual de los productos turísticos de la ciudad; mejoras que se pueden acometer en todos los campos turísticos, detectar las fortalezas y debilidades y las oportunidades y amenazas del turismo. La última parte la integra un Plan Operativo, con “36 propuestas concretas, cuantificadas y con un cronograma” para llevarlas a cabo.

En la presentación de este documento, el presidente de Apeht, , ha señalado que habrá medidas con más coste y otras sin ninguno, y que sean más inmediatas en el tiempo, así como que se han recogido productos que “se pueden poner en valor como más interesantes” como el turismo deportivo o el gastronómico, e impulsar otros nuevos, como el turismo de salud o el idiomático.

Para concretar las propuestas e iniciativas, se ha trabajado durante meses y se han mantenido reuniones con muchos colectivos porque “es el principio de un largo camino” y hay que trabajar mucho para que Albacete sea una ciudad turística. “Sin el apoyo y la implicación de todos, el turismo de Albacete no puede avanzar”.

Según Giménez, las fortalezas de la ciudad son su situación geográfica, o la existencia de la buena red de infraestructuras de comunicaciones, así como la oferta de recursos o la gastronómica, además de los precios asequibles que ofrece el sector.

En cuanto a las debilidades, el documento recoge la “falta de posicionamiento” turístico o la carencia de una “marca o imagen” que la distinga del turismo de interior, además de una escasa oferta de productos complementarios o poca comercialización de Albacete como destino.

La oferta comercial y artesana o el patrimonio natural y monumental se erigen como oportunidades de posicionamiento, aunque hay que combatir la escasa tecnificación de las empresas turísticas, o la competencia de destinos que dedican más recursos como las principales amenazas a las que se enfrenta la capital manchega.

COLABORACIÓN Y COORDINACIÓN

De su lado, el alcalde de Albacete, , ha expresado su intención de aprovechar la situación estratégica de Albacete y sus recursos, y por ello ha defendido que este documento supone “el marco de un patrón a seguir” para impulsar acciones de atracción turística.

El alcalde ha resaltado que se ha trabajado de la mano con hosteleros y la Junta de Comunidades, de forma coordinada y con “una lealtad inédita y que se estila poco”, porque el ciudadano debe ser el centro de las políticas.

Por su parte, el delegado de la Junta en Albacete, , ha coincidido en el “espíritu de colaboración” para redactar este plan, en el que se empezó a trabajar hace “aproximadamente año y medio”.

La Junta ha participado con las aportaciones de los técnicos del y, también, “con algo de dinero”, para lograr un documento que resalte los atractivos turísticos de la ciudad y de la provincia.

Ruiz Santos ha apostado por vincular, crear sinergias y diseñar estrategias “complementarias” entre el turismo rural en toda la provincia albacetense con las ofertas de “turismo urbano” que existen en la ciudad de Albacete, un reto para el que deben jugar un papel importante las diferentes Administraciones públicas.

En el primer trimestre de este año, ha apuntado Ruiz Santos, el crecimiento de viajeros en la provincia ha sido del 6,7%, con 74.221 visitantes que ha recibido la capital. “Esperamos que mejore a lo largo del año y estaremos por encima de los 85.000 viajeros”, ha añadido. En el caso de las pernoctaciones ha explicado que han crecido un 6,6%, con 104.554 en estos tres meses.

“Tener un plan estratégico y unas líneas coordinadas nos parecía muy importante” y de ahí que el haya querido colaborar activamente, ha concluido.