: “Los murciélagos serian protegidos en la ciudad, porque se quiere que funcionen como control natural de plagas como la “procesionaria del pino”, ya se sabe la escalada al alza que cada año tenemos de esta oruga, y la cantidad de pinos que tenemos en Albacete en nuestros parques, qué es precisamente su hábitat, y lo mortal que es para los perros, y lo “urticantes” para los humanos. O los “flebótomos”, insectos que transmiten la “leishmaniosis”, mosquito que tantas vidas de perros se lleva cada año y que va en aumento, por culpa del cambio climático y del cada vez más largo y caluroso verano”.

“Se trata de un novedoso programa de control de plagas a través del uso y colocación de cajas refugio para estos animales (muchos municipios españoles están apostando por este sistema). De esta forma, se evitará el uso de insecticidas y otros productos químico sobre terrenos agrícolas, parques y jardines, acabando con los efectos nocivos para la salud y el medio ambiente. Ahora que llega el verano es cuando se debiera de tomar en cuenta este sistema, que en torno a los 6 meses, podría decirnos si funciona en la ciudad, es una apuesta que en la naturaleza funciona. Sería colocar “cajas refugio” en los árboles de los parques y el número de cajas estaría por determinar, ya se encargarían los técnicos del ayuntamiento de medio ambiente el valorarlo”, afirma Cutanda.

“En Albacete, está presente el murciélago común, los expertos recuerdan que la hembra en época de lactancia es capaz de ingerir una media de hasta 3.000 insectos en una sola noche, dos tercios de su propio peso”.

Ricardo Cutanda: “Insistimos, las plagas que se podrían contener a través del murciélago serían la galeruca del olmo, un escarabajo volador que aparece al brotar las hojas de este árbol, por el mes de mayo y permanece hasta noviembre. También como hemos dicho, el flebótomo, un pequeño mosquito que transmite la leishmaniosis que afecta a perros, gatos, y otros mamíferos y también humanos, en algunos casos llegando a causar la muerte. Asimismo, controlarían la procesionaria del pino, una mariposa nocturna que aparece entre junio y septiembre, y que cada vez más da problemas en Albacete y lo más importante es el que no se usarían insecticidas ni pesticidas (sería algo totalmente ecológico), simplemente regir lo que dice la naturaleza”, concluye en nota de prensa.