Algo más de media plaza en una tarde que amenazaba lluvia y que finalmente dejó una temperatura agradable, tras devolverse en taquilla gran parte de las entradas vendidas para la penúltima corrida de la Feria Taurina de Albacete por el cambio de cartel.

Un año después de tomar la alternativa en la Feria de su tierra, Rodriguez regresaba al coso albaceteño dispuesto a triunfar. “Me he estado preparando todo el año para este día y desde que sabía que toreaba en la Feria de Albacete no he vivido para otra cosa”, señalaba en declaraciones a La Cerca Televisión.

Arropado en todo momento por el cariño de sus paisanos, arrancó “olés” en el tendido en el tercio de quites, recibiendo al primero de su lote con una serie de verónicas.

El albaceteño quiso brindarlo al banderillero “Niño de ” como muestra de agradecimiento por el apoyo que he la prestado en su trayectoria profesional. “Lo quiero como un hermano y que es familia mia aunque no llevemos la misma sangre”, añadía.

Con la música de fondo, Juan Luis Rodríguez demostró su disposición y ambición delante de su oponente, ligando interesantes tandas por el pitón derecho, con muletazos sentidos y con mucho gusto, encontrándose mayores dificultades en el toreo al natural. Tras media estocada, paseó una merecida oreja ante sus paisanos.

Juan Luis Rodríguez se mostraba satisfecho con su actuación, destacando el cariño recibido por el público. “He disfrutado y he intentado estar tranquilo, y sobre todo torear con gusto, y en ocasiones creo que lo he conseguido”, añadía.

Con el que cerraba plaza, el albaceteño lo intentó sobre ambas manos, con peor suerte toreando con la zurda.

En el tercio de banderillas, se desmonteró tras su buen primer y tercer par. Pinchazo y casi entera, desprendida pero efectiva, permiten al joven albaceteño cortar oreja a su segundo y cumplir su sueño de abrir la Puerta Grande de su tierra, convirtiéndose así en el segundo diestro local que, hasta la fecha, logra salir a hombros en la Feria de Albacete, junto a .

Visiblemente emocionado, Juan Luis Rodríguez daba vuelta al ruedo en una tarde que sin lugar a dudas guardará con especial cariño en su memoria. Enhorabuena torero.

Alejandro Talavante, en sustitución del convaleciente Miguel Ángel Perera, cuajó una espectacular faena al primero de su lote. Una actuación que poco o nada tuvo que ver con las realizadas por el diestro el pasado día 13 de septiembre en Albacete, silenciadas por la afición. En esta ocasión, a punto estuvo de salir a hombros, sin embargo se quedó a las puertas al fallar con la espada en su segundo.

Con el segundo de la tarde, Talavante lo recibió con una serie de ovacionadas verónicas rematadas con media, escuchándose “olés” en el tendido en el quite por gaoneras.

En la faena de muleta, el de Badajoz estuvo sensacional a pies juntos, aprovechando el buen pitón derecho del animal, ya que por el izquierdo terminó por rajarse.

Una espectacular actuación que Talavante remató con una estocada, con desarme incluido, que le permitió pasear una oreja, tras fuerte petición de la segunda.

Según señalaba a La Cerca Televisión “estoy contento de haber convencido a la plaza con mi toreo y por la oreja que le he cortado al toro, aunque me habría gustado que hubiera durado una tanda más para cortarle las dos con fuerza”.

Con el quinto de la tarde, de El Torero, se enfrentó a un toro mucho más complicado y brusco en las embestidas, al que recibió con una serie de verónicas que fueron aplaudidas desde los tendidos.

Incidente sin mayores consecuencias gracias a la experiencia de Fernándo José Plaza, tras tropezarse el banderillero y caer al piso delante del toro.

Talavante realizó prácticamente toda la faena de muleta en los medios, destacando en el toreo a derechas con interesantes manoletinas antes de entrar a matar.

A pesar de las complicaciones que impuso el quinto de la tarde, podría haber cortado una oreja al segundo de su lote si hubiera estado más acertado con los aceros. Sin embargo, tras dos pinchazos y una casi entera, el de Badajoz se quedó a las puertas de salir a hombros en Albacete, saludando con ovación.

Peor suerte tuvo Enrique Ponce en su segunda tarde en la Feria de Albacete. A pesar de que el diestro valenciano regresaba al coso albaceteño dispuesto a triunfar, tras quedarse a las puertas el pasado día 14 de septiembre al cortar sólo una oreja a su segundo, una vez más el ganado dificultó considerablemente las actuaciones del de Chiva, sin duda el peor lote de todo el encierro.

Con el que abría plaza, de El Torero, un toro descastado, soso y molesto, Ponce poco pudo hacer por el pitón izquiero. A pesar de su disposición y esfuerzo, no pudo lucirse delante de su oponente, viendo silenciada su actuación tras pinchazo, media tendida y descabello.

En su opinión “ha sido un toro con mucho peligro que no ha dado opción, y aunque lo he intentado por los dos pitones ha sido un animal deslucido e imposible de triunfo”.

Con el cuarto de la tarde, el peor de todo el envío, de la ganadería de Albarreal, la faena del valenciano fue imposible. Un animal inválido, manso y rajado que fue pitado en el arrastre, y al que a penas pudo sacarle un pase en condiciones ante las carencias y complicaciones que presentaba para la lidia.

En el tercio de banderillas, Juan Parra, de la cuadrilla del albaceteño Juan Luis Rodríguez, coloca el segundo par una vez que sufría un tirón muscular.

Tras media tendida pero efectiva, la afición albaceteña quiso reconocer el esfuerzo de Ponce con una calurosa ovación. Visiblemente disgustado por el desenlace de sus actuaciones, el diestro valenciano saludaba desde el tercio.