Dentro de las actividades llevadas a cabo hoy en la Feria Internacional de Turismo, el alcalde ha participado en la presentación de la ‘Ruta del Vino de la Mancha’, a la que pertenece el Ayuntamiento de junto a otras cinco poblaciones de la DO La Mancha.

Seis poblaciones integran esta ruta, como son Alcázar de , , El Toboso, y Villarrobledo, que se han unido en esta iniciativa, a través de la La Mancha, para poner en valor sus vinos, y comercializarlos por todo el mundo.

La presentación se ha llevado a cabo en el Stand de la Junta de Comunidades de Castilla – La Mancha en FITUR, y ha contado con la presencia, entre otros, del alcalde Alberto González y la concejala de Turismo, junto a otros miembros del equipo de .

Tras algunos años sin actividad, esta ruta, fue reactivada en 2016, recuperando entonces la certificación de las Rutas del Vino de España, que perdió durante la anterior legislatura.

Durante este acto se ha llevado a cabo una degustación de vinos de la Ruta, contando con la participación de las bodegas de Villarrobledo que pertenecen a la misma, procediéndose a continuación a la presentación oficial y exposición de la , donde se ha detallado la actividad que ha iniciado esta asociación, que cuenta con la participación de la Junta de Comunidades y el .

La Ruta del Vino La Mancha cuenta ya con 44 socios adheridos, de seis municipios, entre bodegas, alojamientos turísticos, empresas de restauración, empresas de actividades turísticas, queserías, museos y comercio de gastronomía.

La nueva ruta cuenta con una imagen corporativa propia, una señal diferenciadora del producto que se instalará en todos los establecimientos adheridos, y una web promocional que ya está a pleno funcionamiento.

El Plan Estratégico de Turismo ha abierto la puerta al fomento del enoturismo y el turismo gastronómico en Castilla-La Mancha y ha indicado que, precisamente, las Rutas del Vino constituyen la primera acción diferenciadora en este ámbito de promoción.

A esto se suma una iniciativa del Ejecutivo regional, que también ha sido presentado en FITUR, que contempla la promoción de cinco escapadas a cada una de las provincias de la región, tratando de fomentar un turismo responsable, con un enfoque innovador, ofreciendo experiencias inmersivas ligadas al patrimonio cultural, humano y natural del territorio, siendo la localidad de Villarrobledo la escapada correspondiente a la provincia de Albacete.

Esta línea de trabajo comenzó con el Plan Estratégico de Turismo 2015-2019, que persigue hacer de Castilla-La Mancha un destino turístico de calidad y experiencial, donde el enoturismo y el turismo gastronómico enriquezcan y complementen la oferta turística.

Castilla-La Mancha cuenta con más de 600 bodegas repartidas por toda la geografía regional, de las que más de 200 están acondicionadas para ser visitadas y, por tanto, susceptibles de incorporarse en paquetes y rutas turísticas como una oferta diferente y única.

Además, el sector agroalimentario representa casi el 8% del PIB regional, habiendo crecido casi un 16% desde 2015 y representa el 7% de la ocupación, con 5.800 ocupados más desde junio de 2015. Cada vez se está comercializando mejor, debido al buen hacer de las bodegas del sector, que han logrado incrementar las exportaciones un 33% esta legislatura, con cerca de 650 millones de euros exportados en los siete primeros meses de 2018 (casi 160 millones de euros más que en 2014, en la partida de bebidas) y que precisamente el enoturismo va a contribuir a que la internacionalización del sector sea cada vez más visible.