La villa de Alcalá del Júcar está declarada conjunto histórico-artístico desde el año 1982, destacando su Castillo del siglo XII, la del siglo XV, las cuevas por toda la ladera sur del río Júcar, el puente romano y la plaza de toros, única en su estilo por su forma irregular.

Los festejos taurinos son uno de los atractivos más de este municipio que celebra sus fiestas mayores del 7 de agosto al 15, en honor a su patrón, San Lorenzo; además, tiene fiestas en San Isidro, patrón de los agricultores y de San Juan.

Surcada por los ríos Júcar y Cabriel, la Manchuela es una comarca llena de contrastes que seduce al viajero por su riqueza paisajística u cultural. La Hoz del Júcar, el Valle del Cabriel y la Llanura de La Manchuela son rutas que han proporcionado a Alcalá del Júcar un desarrollo turístico importante.

De hecho, la economía de Alcalá del Júcar se basa especialmente en el turismo, sin duda, la mayor fuente de ingresos del municipio, que desde hace 20 años ha sabido desarrollar un crecimiento del turismo rural y de interior, siendo al día de hoy, uno de los principales referentes de la provincia de Albacete, con una amplísima oferta de casas rurales, de reconocida calidad.

La alcaldesa destalló asimismo otros proyectos de iniciativa privada que completarán la oferta de ocio en Alcalá del Júcar, así como de la actividad de las asociaciones que complementan la vida social del pueblo. No olvidó la tradicional labor de los artesanos, pues Alcalá es cuna de grandes maestros.

Por su parte, el vicepresidente de la Diputación, , hizo hincapié en el convenio alcanzado con la de la provincia para promocionar y potenciar el sector turístico en Albacete, conscientes todas las partes de que es un sector estratégico en el sector productivo de nuestra economía.