El alcalde de Albacete, Manuel Serrano, ha recordado este domingo que el a Personas sin Hogar (CAIPSH), cuenta con 100 plazas para atender a gente que no tiene un techo bajo el que cobijarse.

Así lo ha afirmado el primer edil albaceteño durante la visita que ha realizado a este recurso municipal. Visita durante la que ha estado acompañado por el director del centro, , y por la concejal de de Albacete, .

Manuel Serrano ha precisado que el CAIPSH funciona desde el año 2002 y atiende las necesidades básicas de las personas sin hogar que se acercan hasta él, además ha informado de que, durante estas fechas, está ocupado por unas 50 o 60 personas a las que no se les cubren las necesidades básicas de alojamiento, manutención, higiene y vestido, sino que se les facilita información, orientación y asesoramiento colectivo.

El regidor ha explicado que, durante este año, han pasado 2.581 personas por el centro, siendo el porcentaje de personas extranjeras del 70 por ciento y de españoles del 29 por ciento, aproximadamente. En cuanto a sexo, el 9,96 por ciento son mujeres y el 90,04 por ciento son hombres. En 2017 también se ha atendido a 10 familias y actualmente hay cuatro familias con ocho menores a su cargo.

El máximo responsable municipal ha detallado que, con motivo de las fiestas navideñas, se ha puesto en marcha un taller de adornos navideños para adornar el propio centro. Los adornos del árbol de Navidad los han realizado los usuarios con apoyo de las educadoras.

ha agregado que, en Navidad, los menús se mejoran con motivo de las fechas señaladas y a los usuarios menores se les hará entrega de un pequeño regalo el día de reyes.

Como conclusión, el alcalde ha manifestado su admiración por las personas encargadas de gestionar el CAIPSH, así como sus trabajadores y al servicio de Asuntos Sociales del Ayuntamiento de Albacete, por la labor de ayuda y acogimiento que se realiza en este recurso municipal durante todo el año 24 horas a disposición de quien lo necesite, y más concretamente estas fechas invernales en las que el rigor meteorológico lo pone más complicado a las personas que no tiene un lugar donde cobijarse.