Así se ha pronunciado Arnedo tras la reunión que ha mantenido con el viceconsejero de Medio Ambiente, Agapito Portillo, junto a representantes de la de afectados por las macrogranjas, según ha informado en nota de prensa el PP.

La alcaldesa ha defendido que la localidad apuesta por la ganadería y la agricultura tradicional y por un desarrollo “insostenible”, “totalmente incompatible con la instalación de una macrogranja”.

Arnedo ha recordado que el consejero de Agricultura, el pasado mes de febrero en sede parlamentaria, afirmó que no se iban a autorizar macrogranjas que no estuvieran avaladas por los intereses de los vecinos.

Arnedo además ha recordado que ya se presentó en la Consejería un documento con 2.300 alegaciones firmadas por vecinos a título individual y colectivos de la localidad de Alpera, cooperativa del , la Comunidad de Regantes, la , la o el , entre otros.

Las alegaciones constan en el documento que se registró el pasado mes de mayo en la Consejería de Agricultura y Medio Ambiente, en relación al proyecto de construcción de cuatro cebaderos porcinos de 7.200 plazas, uno en el término municipal de Alpera y tres de las mismas características en Ayora, estando en trámite de información pública para la correspondiente autorización ambiental integrada y la evaluación ambiental correspondiente.