Amithe ha recordado en nota de prensa que inició en junio de 2017 y ante la Junta de Comunidades de -La Mancha el expediente para la declaración como BIC de la centenaria plaza de toros albaceteña.

Para la asociación, con esta declaración “queda asegurada para generaciones venideras de la protección integral de la plaza de toros de Albacete, considerada como una de las más bellas muestras de estilo neomudéjar en cuanto a edificios civiles en España y sin lugar a dudas, junto al coso de Las Ventas de , las dos plazas de toros más representativas del mundo en estilo neoárabe o neomudéjar”. Un estilo del que hay otro ejemplo en Albacete como es su Teatro Circo, declarado también BIC de Castilla-La Mancha en 2012.

La petición de AMIThE, entidad cuya finalidad es la protección del patrimonio arquitectónico-histórico, se fundamentó en la Ley 4/2013, de 16 de mayo, de Patrimonio Cultural de Castilla-La Mancha, que tiene por objeto la conservación, protección y enriquecimiento del Patrimonio Cultural existente en la Comunidad Autónoma de Castilla-La Mancha, para su difusión y transmisión a las generaciones venideras y el disfrute por la actual generación.

Para AMIThE, la centenaria plaza de toros de Albacete es “un edificio singular, joya arquitectónica dentro la llamada arquitectura de plazas de toros, que ha inspirado la construcción de otros cosos taurinos en el mundo dentro de los destinados al arte de la tauromaquia, actividad declarada como patrimonio cultural de España por la Ley 18/2013, de 12 de noviembre, para la regulación de la Tauromaquia como patrimonio cultural”.

La actual plaza de toros de Albacete fue levantada en tan sólo ocho meses para ser inaugurada el 9 de septiembre de 1917 por las máximas figuras de la época como Joselito, Gaona y Saleri II, con toros del poeta .

El proyecto se debió a uno de los grandes arquitectos de Albacete del siglo XX como fue Julio Carrilero Prat, quien fue arquitecto del Ayuntamiento de Albacete y posteriormente de la Diputación Provincial y quien dejó su impronta en edificios y proyectos singulares en la ciudad como el Hotel Regina, el Casino Primitivo, el o el Chalet de Fontecha.

Julio Carrilero colaboró con José Espeliú en levantar los planos de la plaza de toros de Las Ventas y suyo fue el proyecto de la plaza de toros de Villena en .

También el proyecto de la plaza de Albacete lo firmó su compañero de la , el vasco Manuel Sáenz de Vicuña, arquitecto que fue premio nacional de arquitectura.

Desde AMIThE han señalado que el historiador José Maria de Cossío calificaba a la plaza de Albacete como una de las más excelentes de España dentro de su enciclopédica obra ‘Los toros’ y han insistido en que la plaza está considerada como una de las plazas de mayor prestigio mundial dentro de este arte taurómaco. “A lo largo de estos cien años, han pasado por su ruedo las máximas figuras mundiales del arte del toreo”, ha añadido la asociación.

Dada su capacidad, belleza, y céntrica ubicación, la plaza de toros de Albacete ha funcionado también como foro cívico, como plaza pública de la ciudad, pues además de toros ha albergado mítines políticos, los llamados festivales de Albacete con zarzuela, proyecciones de cine, múltiples actuaciones artísticas y conciertos en directo, que le hacen ser un espacio implicado en el corazón de los albaceteños y de los castellano-manchegos.

“No se entiende la historia de la mayor ciudad de Castilla-La Mancha, sin comprender el foro de reunión y mejora social que ha supuesto el ruedo de Albacete”, ha concluido.