Según explicaba la presidenta de FEPAMUC, Maite Malagón, estas jornadas persiguen tres objetivos. El primero de ellos, dar a conocer la realidad que sufren las víctimas de la prostitución y de la trata con fines de explotación sexual en España, y más concretamente en Castilla-La Mancha, contando para ello con la participación de la profesora de la Universidad Complutense de Madrid, María José Barahona, encargada de impartir la conferencia inaugural titulada “La realidad de la prostitución en España: mujeres víctimas de la esclavitud y la violencia de género”.

El segundo gran objetivo, es poner sobre la mesa los recursos disponibles en estos momentos, a nivel nacional y regional, para solucionar esta problemática, así como solicitar medidas concretas para erradicar la prostitución.

Por último, este encuentro está encaminado a concienciar y sensibilizar a la población albaceteña sobre la situación que viven las mujeres dentro del mundo de la prostitución, teniendo en cuenta que “ya no podemos hablar de la prostitución como la profesión más antigua del mundo, sino de mercadería pura y dura”, según Maite Malagón. Una afirmación, en la que coincidía la directora del Instituto de la Mujer de Castilla-La Mancha, Ana de la Hoz, quien además añadía que “se trata de la violencia contra la mujer más antigua que existe”.

Medidas de protección y ayuda a las víctimas de la prostitución

En relación a los recursos con los que cuentan las mujeres víctimas de la prostitución, Maite Malagón señalaba que aunque son escasos, se están produciendo importantes avances en esta materia, tanto a nivel nacional como regional.

En este sentido, agradecía al la aprobación del Plan Integral contra la Trata de Mujeres con fines de Explotación Sexual (2008-2011), teniendo en cuenta que su puesta en marcha recoge 61 medidas que competen a la administración central, así como a las comunidades autónomas. “Se han puesto en marcha algunas de ellas, pero no todas”, añadía, confiando en que se harán efectivas antes de finalizar el presente año.

Además, aplaudía la decisión adoptada por el para que no se permita la publicación de anuncios relacionados con la prostitución en prensa, Internet y televisión.

A nivel regional, la directora del Instituto de la Mujer de Castilla-La Mancha, Ana de la Hoz, destacaba la experiencia de la Región en el desarrollo y ejecución de programas de asistencia psicológica y jurídica a mujeres prostituidas, en colaboración con FEPAMUC, así como en programas de prevención y tratamiento de enfermedades de transmisión sexual, a través de la Consejería de Salud y Bienestar Social, además de iniciativas de sensibilización social acerca de la prostitución y la violencia.

En su opinión, el acompañamiento es vital porque el 70% de estas mujeres padece problemas psicológicos y enfermedades de transmisión sexual. En este contexto, señalaba lo complicado que resulta para estas mujeres denunciar estos abusos porque viven en verdaderos “círculos de esclavitud”.

Paralelamente a este Programa de Día, Ana de la Hoz recordaba que las mujeres que decidan salir del mundo de la prostitución tienen a su disposición una casa de acogida especializada para atender sus necesidades.

C-LM: Una región pionera a nivel nacional

La directora del Instituto de la Mujer de Castilla-La Mancha, Ana de la Hoz, hacía referencia a la Ley de Igualdad entre Hombres y Mujeres de Castilla-La Mancha, aprobada en noviembre de 2010. Un texto pionero a nivel nacional, teniendo en cuenta que en el mismo equipara a las mujeres víctimas de la prostitución y de la trata con fines de explotación sexual con las víctimas de la violencia de género, por lo que serán beneficiarias de todo lo contemplado en la Ley de Prevención de Malos Tratos y Protección a Mujeres Maltratadas de la Región.

En su opinión, “la prostitución es uno de los mayores problemas de violencia de género contra la mujer que existe en la Región”. Por este motivo, se tuvo muy en cuenta a sus víctimas en la confección de la Ley de Igualdad Regional, con el objetivo de avanzar en derechos para estas mujeres.

Desde el Gobierno regional, están convencidos de que se puede erradicar este problema, poniendo para ello en marcha las medidas que sean necesarias para acabar con esta “esclavitud del siglo XXI” en C-LM.

Abolir la prostitución

Desde FEPAMUC están trabajando para abolir la prostitución en España, y más concretamente en Castilla-La Mancha. En este sentido, su presidenta, Maite Malagón, señalaba que “no queremos que se prohíba o reglamente, ya que exigimos su abolición”.

En relación a los problemas que han surgido en Albacete derivados de la actividad de la prostitución en las vías públicas, Malagón señalaba que “apoyaremos cualquier iniciativa, venga del partido que venga, encaminada a acabar con la prostitución en general, y de manera más concreta en la calle”.

Por su parte, Ana de la Hoz considera que la prostitución existe, porque hay demanda. Concretamente, “a estas mujeres no están consideradas como seres humanos, sino como objetos de consumo, por lo que su situación depende del nivel y de las preferencias de consumo”.

Albacete es la provincia de C-LM con mayor número de espacios dedicados a la prostitución

Al año, FEPAMUC atiende directamente a 500 mujeres que se dedican a la prostitución en Albacete, así como a otras 150 más, de manera indirecta. Una cifra que pone de manifiesto que se trata de la provincia que registra el mayor número de espacios dedicados a la prostitución de toda Castilla-La Mancha.

En relación al perfil de estas mujeres, Maite Malagón señalaba que son jóvenes, de entre 18 y 35 años de edad, procedentes en más de un 80% de países extranjeros, principalmente latinoamericanas, africanas y rumanas, y para ninguna de ellas “la prostitución es su proyecto de vida”.

A nivel regional, Ana de la Hoz apuntaba que cerca de 4.000 mujeres ejercen la prostitución en C-LM, de las cuales, entre el 80 y el 90% proceden de países extranjeros como resultado de un proceso de trata con fines de explotación sexual.