Las altas temperaturas no amedrentaron ni a uno sólo de los que quisieron vivir, en primera persona, el que estuvo llamado a ser casi “un día de fiesta para Fuentealbilla”, y las inmediaciones del CEIP Cristo del Valle de la localidad se fueron llenando de vecinos de todas las edades volcados con su paisano más ilustre, porque aprovechó sus últimas horas de vacaciones de la mejor forma posible: con uno de esos ‘regalos’ pensando en los suyos en el que él tiene mucho que ver.

Y es que la Fundación Cruyff, la Fundación Bancaria ‘la Caixa’ y la han hecho realidad, junto a este colegio de Educación Infantil (aquel en el que en su día ‘Iniesta de nuestras vidas’ comenzase su relación de magia con el balón), el quinto : un campo de fútbol, sin duda, especial porque nace del deseo y la filosofía de alguien inigualable y referente como Johan, y porque está pensado precisamente para que tengan acceso a la práctica deportiva y al crecimiento en valores niños y jóvenes de toda clase y condición pero, especialmente, los que menos ventajas tienen.

Y eso es algo que, como bien hizo Ángel Salmerón, todo alcalde ha de reconocer. Y lo hizo dando las gracias a cada uno de los representantes presentes de las tres Fundaciones responsables, a Andrés Iniesta, y a todos los vecinos y vecinas de Fuentalbilla, para quienes son estas instalaciones “en las que crecer siguiendo los valores que han forjado figuras únicas como las de y Andrés Iniesta”, subrayó.

Johan Cruyff, siempre presente

La ‘experiencia piloto’ con estos campos se impulsó con el que se creó en Terrasa con Xavi Hernández como embajador. Tal fue su acogida que pronto surgió esta colaboración entre las tres Fundaciones anteriormente mencionadas dando lugar a cinco Cruyff Court más por diferentes localidades teniendo como embajadores a otros jugadores culés emblemáticos: Piqué (en Saint Guim de Freixenet), Stoichkov (en Martorell), (en Badia del Vallès), Puyol (en la Pobla de Segur), y Andrés Iniesta (en su Fuentealbilla natal a la que tanto le gusta volver).

Una iniciativa grande, sin duda, porque nace del recuerdo eterno de alguien que lo es y siempre lo será: aquel holandés con el 14 a la espalda que supo mirar el fútbol de otro modo y entenderlo como nadie. partiendo de que estaba ante algo que no era sólo fútbol.

Johan Cruyff estuvo muy presente en cada discurso. Por ejemplo, en el del director del Área Comercial y Educativa de la Fundación Bancaria ‘la Caixa’, Xabier Bertolín, que se mostraba “muy orgulloso de permitir que el legado de Johan esté llegando a muchos lugares como éste, para que disfrutéis de él a través del deporte y sin que se os pelen las rodillas al caer”.

Un recuerdo que también protagonizó las palabras que el vicepresidente primero del , Jordi Cardoner, quiso lanzar a esos niños y niñas que esperaban emocionados poder estrenar ya ese nuevo campo en el que, a buen seguro, aprenderán cosas que van mucho más allá del fútbol. Cardoner les ha recordado que ellos, los niños y niñas, eran lo más importante para Johan y que también lo son para la Fundación del Fútbol Club Barcelona, porque son conocedores de la importante herramienta en que se convierte el deporte para educarse y superarse como personas.

Y la directora de la Fundación Cruyff, Pati Roura, también puso en valor precisamente eso: que lo importante no es esta inauguración en sí, sino lo que comienza a partir de ella en torno al fútbol, por Johan:

“Ya hay 231 campos de fútbol como éste en 20 países de todo el mundo; todos los niños y niñas que tienen en su localidad uno de estos Cruyff Court participan en una liga escolar que se acaba convirtiendo en europea y, cada cuatro años, celebramos un campeonato mundial; además, tenemos en marcha otros programas en los lugares que poseen estas instalaciones, como el ‘Community Program’, que tiene el objetivo de que los jóvenes de los distintos barrios aprendan a organizar su propio torneo”, explicó Roura.

Andrés Iniesta: “Ojalá en estas instalaciones podáis seguir creciendo en valores y en el deporte como yo siempre he intentado hacer”

Y quien lleva el fútbol y la humildad por bandera, Andrés Iniesta, también se dirigió a aquellos que esperaban escucharle con la boca y los ojos bien abiertos de admiración.

Iniesta se confesó “feliz” porque ahora sus vecinos tengan unas instalaciones de las que él no pudo disfrutar de pequeño, cuando el suelo (más parecido al de la calle que a cualquier otro) fue escenario de sus caídas (por lo que aprovechó para pedir a sus paisanos que cuidaran mucho las instalaciones y disfrutaran de ellas: “que tengáis mucho aprecio por las cosas bien hechas”, les dijo).

Andrés se mostró igualmente “feliz” de que quienes hasta este campo puedan venir, vayan a crecer en él tanto en deporte y en valores “tal y como yo siempre he intentado hacer”, les explicó; y, sobre todo, “muy feliz” de que su pueblo, Fuentealbilla, “tenga eternamente parte del legado de alguien como Johan”.

Quinto Cruyff Court que está ya disponible para todo el que lo desee en Fuentealbilla y que quedó oficialmente inaugurado como ha de ser: viendo rodar el balón.