ha resaltado que en la UCLM (y, en particular, en la de Albacete) hay muchos profesores que desde hace mucho tiempo se han dado cuenta de la importancia que tiene el sector agroalimentario en esta región y que creen que, efectivamente, “hay que darlo todo para que el sector siga siendo clave en la economía regional”.

Considera que desde la “hay suficiente capital humano e infraestructuras para poder participar en proyectos de Investigación, Desarrollo e Innovación que pueden ser muy interesantes para cualquiera de las ramas de la actividad (el sector del vino, de los quesos, del champiñón, del pistacho… en todos hay investigadores sobradamente preparados que hacen estancias en Universidades extranjeras y que, por lo tanto, están al nivel de cualquier otra Universidad mundial para aportar su conocimiento en esos proyectos de innovación)”.

También ha indicado como “fundamental” la labor que desempeñan como profesores: “En una lo que se enseña es a gestionar empresas; y ya han pasado los tiempos en los que pensar que gestionar una empresa o una cooperativa agraria no tiene atractivo para un recién egresado, sino todo lo contrario: las mejores empresas, las que más facturan, las que más aumentan sus niveles de exportación (y que, además, están en nuestra región), son agroalimentarias; entonces tan interesante es para nuestros egresados trabajar en un futuro para una cooperativa agraria que para una entidad financiera; creo que son posibilidades de inserción laboral muy interesantes y que, además, puede ser algo muy atractivo y muy gratificante (en el caso de alguien que haya nacido aquí)”, ha explicado. Y así de claro lo tiene la UCLM desde hace tiempo, por lo que apoya las líneas de investigación relacionadas directamente con el sector agroalimentario.

Ángela Triguero Cano (UCLM): “La inversión en publicidad (y quizá no tanto en maquinaria) por parte de algunas empresas que operan en el sector agroalimentario, sería muy acertada”

Sobre en qué cuestiones se han puesto más al día las empresas de la industria agroalimentaria a lo largo de los años, y qué retos siguen siendo las grandes ‘asignaturas pendientes’, Ángela Triguero ha explicado que “la fase de innovación y de modernización tecnológica, creo que en muchos sectores de la industria agroalimentaria ya está superada: ahora mismo tenemos unas bodegas y unas almazaras muy modernas, dotadas con la última tecnología; también en muchos casos el tema medioambiental está resuelto, porque Castilla-La Mancha se ha sido muy respetuoso con el medio ambiente y se ha apostado por proyectos relacionados con la eco-innovación”.

En la misma línea, ha señalado que “también la apertura internacional de nuestras empresas ha sido enorme y cada vez hay más técnicos de comercio exterior que están vendiendo nuestros productos en todo el mundo” pero, en el otro lado de la balanza, aquello en lo que trabajar mucho más, la vicedecana de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la UCLM en Albacete lo tiene muy claro: “Posiblemente, la inversión en publicidad y en imagen de marca es muy importante; creo que, por ejemplo, podríamos ‘aprovecharnos’ aún más de la figura de El Quijote como imagen de marca de la región para que todo el mundo nos pueda identificar y para vender mejor nuestros productos; sería una apuesta estupenda; esa inversión en publicidad (y quizá no tanto en maquinaria) por parte de algunas empresas que operan en el sector agroalimentario, sería muy acertada”, ha explicado.

No obstante, Ángela Triguero ha matizado que todo “depende del sector, porque hay algunos muy consolidados (como el del vino) y otros que están aún en las primeras fases del ciclo…, por lo que la diversidad de la industria agroalimentaria hace que sea muy difícil hacer recomendaciones muy generales para todo el sector, sino que hay que detenerse de una manera específica en cada tipo de actividad dentro de éste”, ha concluido.