El escrito de acusación de la Fiscalía, al que ha tenido acceso Europa Press, relata que los hechos ocurrieron el 1 de mayo de 2016, sobre las 12.10 horas.

El acusado conducía un vehículo todoterreno por la carretera N-322, haciéndolo por el carril derecho, sentido Requena, cuando, al llegar a la altura del punto kilométrico 407,250, término municipal de Casas-Ibáñez (Albacete), inició una maniobra antirreglamentaria de cambio de dirección a su izquierda para acceder a un camino.

De esta forma, invadió la parte izquierda de la calzada, unido también la maniobra a “una distracción-desatención” en la conducción, y no se percató de la presencia de la motocicleta que circulaba en sentido contrario, a pesar de tratarse de un amplio tramo recto con buena visibilidad y de que la motocicleta estaba muy cerca.

Con esta actuación, el acusado incurrió en una deficiencia en la percepción del riesgo, su maniobra sorprendió al conductor de la motocicleta, que circulaba correctamente y que acabó colisionando de forma fronto-lateral con el todoterreno.

A consecuencia del impacto, el coche se desplazó en el mismo sentido de la marcha que llevaba la motocicleta a una distancia de 3,20 metros del punto de colisión, realizando una rotación sobre su lateral izquierdo en el sentido de las agujas del reloj, instante en que el motorista impactó con la ventanilla central del lateral derecho del vehículo.

Como consecuencia del fuerte golpe, se introdujo en el interior de la ventanilla y quedó allí atrapado, mientras la motocicleta, tras volcar en la calzada, quedó detenida con su parte anterior a una distancia de 3,30 metros del lugar de colisión.

El fuerte impacto ocasionó la muerte del conductor de la motocicleta, por destrucción de centros neurológicos vitales y shock hipovolémico hemorrágico, provocado por politraumatismo.