El equipo de Gálvez siempre tuvo el dominio en el marcador y en el juego, mediante transiciones rápidas, buenas elecciones y defensa consiguió abrir boquete con respecto al equipo murciano.

Ese acierto en el tiro y la buena defensa permitió a los verdes llevarse el primer cuarto con una ventaja holgada. Así, al término de los primeros diez minutos el marcador era de 23 – 9 para los locales.

Siguió cuarto los mismos derroteros que el primero, un Arcos Albacete con una velocidad más y un valiente que no dejaba de intentarlo. Se mantuvo el acierto local de cara al aro y el resultado en el ecuador del encuentro era de 38 – 17.

El tercer cuarto fu bastante igualado, con los dos equipos más preocupados de atacar que de defender, el equipo visitante se mostró más acertado en sus tiros y muestra de esa igualdad fue el resultado del parcial (empate a 20) lo que dejaba al Arcos una ventaja de diecinueve puntos para encarar el último y definitivo cuarto ( 58-37 min. 30)

El último parcial sirvió más para que ambos entrenadores puliesen tácticas que llevan preparando esta pretemporada que como hecho competitivo. Arcos Albacete manejaba una diferencia abultada y se acabó proclamando campeón del torneo.

El equipo manchego seguirá con su preparación con otro partido el domingo, en esta ocasión en .