El arreglo de calles será una de las máximas prioridades de en la próxima legislatura si los vecinos de La Roda le otorgan su confianza en las próximas elecciones del 26 de mayo.

Acompañada por su compañero de lista, Eduardo Sánchez, y un miembro de la local del , , la número uno de los populares insistió en ser consciente de que no todas las calles están “como nos gustaría” y lamenta que el PSOE se empeñe en dar una mala imagen de La Roda por conseguir un puñado de votos. Delfina Molina entiende la crítica, pero no la distorsión y malas formas “tirando por el suelo la imagen de un pueblo que dicen querer”, sobre todo cuando esa imagen falta a la verdad de un municipio que bien puede hacer gala de sus amplias avenidas, zonas verdes, patrimonio histórico-artístico…; en definitiva, la verdadera cara de un pueblo que el PSOE prefiere distorsionar o esconder para su provecho electoral. La candidata a la alcaldía dijo no entender ese afán de “denigrar la imagen de La Roda”.

Reconoció que no se han podido arreglar todas las calles que se hubiera deseado, pues cuando se gobierna hay que tomar decisiones y en esta pasada legislatura se optó por impuestos bajos y la austeridad en momentos de crisis. Una máxima prioridad en beneficio del bolsillo de los rodenses, conscientes de que un mayor ingreso vía impuestos en las arcas municipales hubiera ayudado al arreglo de muchas más calles.

Por todo ello, Delfina Molina se compromete a crear un Plan de Mejoras Urbanas para invertir fondos municipales y los que lleguen de otros organismos, para arreglar “el mayor número de calles posibles”.

Recordó Eduardo Sánchez que el Ayuntamiento de La Roda ha venido trabajando por el arreglo de calles, con una inversión cercana a los 600.000 euros, incluido la adecuación de diversos pasos de peatones y el rebaje de numerosos bordillos en diferentes puntos de la localidad.

Recordó el joven concejal rodense que el plan de accesibilidad que el PSOE presentó como novedad en su programa electoral es algo que ya existe en La Roda desde 2010. Desde hace casi diez años, se viene desarrollando el Plan Municipal Integral de Accesibilidad, suscrito por la Fundación ONCE, IMSERSO y Ayuntamiento con la colaboración del Observatorio de la Discapacidad de La Roda. Un plan que está muy presente a la hora de ejecutar el arreglo integral de las calles de este municipio, siendo una de las principales actuaciones la supresión de barreras arquitectónicas.

Ricardo Moya, como usuario de silla de ruedas desde hace muchos años, puso el acento en la accesibilidad. Afirmó que en La Roda “se ha avanzado radicalmente” en este sentido “siendo una auténtica realidad en los últimos años, pues “antes cuando me desplazaba por el pueblo tenía que pensar qué camino tomar para poder ir solo, sin ayuda, y a veces era complicado; afortunadamente hoy en día el avance ha sido tremendo y está todo mucho mejor, se ha mejorado tremendamente”.

En este sentido, manifestó sentirse también muy satisfecho del nuevo ascensor instalado en el ayuntamiento, totalmente accesible y “en el que cabe perfectamente una silla de ruedas”.