Al igual que en los cinco años precedentes, para ASAJA el balance del recién terminado 2017 destaca por “la gran sequía” que venimos arrastrando y que sigue complicando los resultados de agricultores y ganaderos:

“Nosotros calculamos que ha sido un año en donde el campo ha tenido una pérdida del 30% a nivel general; ha habido cultivos (como los cereales) en los que ha sido mayor y otros (como el viñedo) en los que podemos hablar del 20%… También ha habido este veranos comarcas importantes que han sufrido el pedrisco (más de 20.000 hectáreas en La Manchuela)… en fin, que ha sido un año bastante catastrófico para la agricultura”, ha señalado el presidente de .

En su repaso a lo más crucial del pasado ejercicio, no se ha olvidado de los problemas que sigue creando “la fauna, salvaje e incontrolada” frente a la que asegura que ni el Gobierno central ni el regional actúan; así, ha subrayado que “especies como la cabra montesa, los jabalíes, los ciervos o los conejos… están causando brotes de epidemias y enfermedades que suelen ir asociadas a estos animales (como la sarna) y que pueden acabar afectando a los que están en granjas y en el ámbito doméstico”.

La sequía hace el secano casi insostenible y provoca que los agricultores apuesten por los leñosos, aunque sin demasiada planificación…

De nuevo ubicado en la sequía, Pérez Cuenca ha subrayado lo tremendamente difícil que es mantener explotaciones de secano conforme está la meteorología…

“Si no se le da un giro, si no se busca alguna fórmula de que las explotaciones agrarias (todas) puedan tener alguna parte en regadío (al menos en un 15% o un 20% de la explotación), algún agua, va a ser muy difícil mantenerlas en producción porque puedes perder un año, puedes perder dos, pero más… es ya muy difícil de mantener”, ha apuntado.

El presidente de ASAJA ha explicado que esto ha hecho que muchos agricultores estén optando por los leñosos (ya hay más de 53.000 hectáreas de almendro en la provincia de Albacete y unas 85.000 de viña) pero, ha advertido Pérez Cuenca, “sin ninguna planificación (por lo que puede que dentro de unos años todo esto se venga abajo y caigan los precios al igual que se vio en su momento con la viña…)”.

ASAJA propone dotar a los jóvenes que se incorporan a la agricultora de una pequeña parte de regadío que les permita asegurar un futuro en el sector

Sobre la incorporación de jóvenes, desde ASAJA explican que “no se puede engañar a un joven que quiere dedicarse al campo” ni tampoco “meterlo de cabeza a una ruina”, por lo que lanzan propuestas para ofrecer un futuro a la ‘savia nueva’ que llega al sector:

“Si no se les da la ocasión de tener un regadío (aunque sea de apoyo, hablamos de incluso 10-15 hectáreas aunque sea en leñosos) que les dé una producción que los mantenga vivos, va a ser muy difícil que estos muchachos puedan seguir en la agricultura si el tiempo no cambia (y la pluviometría no parece que lleve ánimos de cambiar…); esto es muy importante y se puede hacer, estamos hablando de poca agua y aquí hay reservas de agua suficientes para estos temas (en algunas zonas de la provincia como La Manchuela, ya hay alguna asociación tras de esto… es un proyecto que es ilusionante y que puede hacer que los jóvenes puedan tener futuro)”, ha explicado Pérez Cuenca.

Pérez Cuenca: “Mientras que sean los partidos políticos y los Gobiernos los que deciden sobre el agua, nunca va a haber acuerdo ni un reparto justo”

Como ven, al agua está detrás de todo, y es que desde ASAJA han asegurado que será “un asunto básico en 2018” y un tema que, han incidido, “hay que sacar de la política”:

“Mientras que sean los partidos políticos y los Gobiernos los que deciden sobre el agua, nunca va a haber acuerdo ni un reparto justo; nuestra propuesta es que haya una Comisión muy importante de técnicos y de gente que entienda mucho del tema (y que, además, si es posible, esté fuera de todo partido político) que haga un reparto del agua a nivel nacional pero que, antes de esto, los políticos se pongan de acuerdo en respetar lo que esta gente saque, y nosotros diremos ‘amén’ a lo que sea”, ha manifestado tajantemente el presidente de ASAJA en Albacete.

Pérez Cuenca incide en la necesidad de crear ese proyecto de reparto del agua a nivel nacional que mane de expertos y que tenga como prioridad “mantener el tejido rural y evitar que nuestros pueblos se nos mueran” porque, ha subrayado, “la única forma de hacerlo es llevar agua al campo”.

: “Nos están invadiendo los mercados: los puertos están llenos de productos del Mar Negro y, últimamente, de Brasil… y eso nos está hundiendo los precios”

La sequía (y el aumento del precio de los Input) han originado una “situación desesperada” en el sector primario (sobre todo, en el secano). De hecho, el secretario general de ASAJA en Albacete, Jorge Navarro, ha resaltado que “hemos dejado de percibir en C-LM un 30% de los 3.000 millones de euros que proceden todos los años de la agricultura (y nos hemos quedado en los 2.000)”.

Dentro del balance más internacional, Navarro ha apuntado a las posibles consecuencias del Brexit y a la puesta en marcha este 1 de enero del denominado Reglamento Omnibus (una reforma intermedia de la última PAC que afecta a cuestiones como la aplicación de las superficies de interés ecológico, los pagos acoplados, la figura del agricultor activo, las ayudas a los jóvenes, el coeficiente de pastos, las indemnizaciones por pérdidas y el posicionamiento agrario en la cadena alimentaria).

No obstante, uno de los grandes peligros acecha los precios y procede de más allá de nuestras fronteras…:

“Nos están invadiendo los mercados: los puertos están llenos de productos del Mar Negro y, últimamente, de Brasil (sobre todo maíz y trigos); el grave problema que tenemos y que estamos denunciando es aquello que nos está viniendo de terceros países que no son de la Comunidad Europea y que nos están hundiendo los precios; nosotros aquí estamos produciendo con toda la normativa alimentaria y de sanidad y buenas prácticas agrícolas y medioambientales pero lo que viene de fuera nosotros no lo sabemos… nosotros estamos produciendo unos productos de primerísima calidad y los precios que nos están dando no cubren ni los costes de producción…”, ha denunciado nuevamente.

Navarro ha concluido lamentando que llueva “con lástima” y señalando que aunque Albacete sea una de las provincias más productoras de España, su gran problema sigue siendo que “todo lo que se produce aquí no se transforma aquí” y, por tanto, carece de una verdadera industria agroalimentaria que dé ese paso.

A expensas de que eso acabe ocurriendo o no, Navarro ha asegurado que en 2018 ASAJA va a seguir afanada, por ejemplo “en trabajar en un Plan para salvar los secanos y en el destinado a desarrollar La Manchuela y los nuevos regadíos para cultivos leñosos en unos 30 pueblos del sur de Cuenca y unos 24 del norte de Albacete”.