Un autobús urbano de la línea D de Albacete se subía a la acera y acababa empotrándose en el cajero automático de una sucursal de Cajamar en la plaza de Gabriel Lodares de la capital.

Los hechos, que ocurrían en torno a las 20.00 horas de este miércoles, ha causado gran revuelo en el centro de Albacete y ha llevado hasta allí a muchos curiosos.

Por suerte, no se han producido daños personales.

La ha cortado la calle Tesifonte Gallego y se encuentran realizando el atestado correspondiente para aclarar lo ha ocurrido.