El concejal de Hacienda de Albacete, Alberto Reina, ha dado cuenta de la liquidación del presupuesto correspondiente a 2018 durante la sesión plenaria del mes de abril celebrado en el Ayuntamiento, asegurando que “presenta unas magnitudes buenas en términos generales que denotan el buen estado de salud de las finanzas municipales en todas sus variables”.

Según ha asegurado, las partidas de ingresos han sido liquidadas con un alto grado de ejecución, como un ejemplo más de que el Ayuntamiento de Albacete es “fuerte y estable financieramente para el medio plazo”. Del mismo modo, ha asegurado que el Consistorio está saneado y puede afrontar otras inversiones necesarias para la ciudad y pagarlas como por ejemplo un polideportivo y un centro acuático.

El concejal ha explicado que el remanente de tesorería ha sido positivo, alcanzando los 10,5 millones de euros, lo que supone cinco millones de euros más que el año anterior, así como que el resultado presupuestario es positivo y alcanza 13,7 millones de euros, seis millones más que en 2017, situándose esta magnitud por encima de las previsiones del plan de ajuste, ha informado el Ayuntamiento en un comunicado.

En cuanto al ahorro neto, Reina ha señalado que también se presenta positivo en 13,5 millones de euros, casi seis millones de euros más que en el ejercicio anterior, asegurando que el Ayuntamiento “es capaz de cubrir con sus ingresos sus compromisos de gastos corrientes y los pagos de sus préstamos”.

El concejal de Hacienda ha apuntado que el índice de endeudamiento, que se estimó para el inicio de 2019 en el 63,9 por ciento, al finalizar el presente ejercicio estará en el 51 por ciento. Reina ha recordado que “cuando el PP llegó al Ayuntamiento en el 2011 se encontró con 40 millones de deuda a proveedores que no sabíamos de donde los íbamos a sacar para pagar”, asegurando que “si no se hubiera refinanciado y pagado poco a poco, tendríamos una deuda de un importe de un cien por cien y habríamos tenido que solicitar ayuda al ministerio”.

Ha señalado que gracias a la política económica del Grupo Popular, el Ayuntamiento recuperó la solvencia y la fiabilidad y las empresas han podido cobrar la cuantiosa deuda generada por el y, en consecuencia, mantener su estabilidad y el empleo, recordando que ahora se paga a menos de 30 días.

DIÁLOGO, PROGRESO Y AVANCE

Durante el pleno, el alcalde de Albacete, , ha tomado la palabra para asegurar que la presente es un “espejo para que otros ayuntamientos de España se miren” porque a pesar de “la singularidad y particularidades que han dibujado la expresión de los albaceteños en las urnas” ha sido “fructífera para la ciudad”, ya que “ha transmitido diálogo, progreso y avances”.

“Para mí nunca ha sido una obligación hablar, sentarme a dialogar y acordar con el resto de grupos municipales, porque es algo en lo que creo y por lo que cualquiera que se precie en la política española no se puede poner ni de perfil ni de lado”, ya que “solos podemos llegar antes, pero juntos llegamos seguro”.

El alcalde de Albacete ha asegurado que la presente Corporación municipal ha antepuesto siempre los intereses de la ciudad a cualquier otro interés “legítimo o partidista”, asegurando que “los albaceteños se pueden sentir muy orgullosos de los cuatro partidos políticos que la conforman”.

Manuel Serrano ha agradecido el “intenso trabajo de cuatro años” que ha realizado la presente Corporación Municipal, “desde el primero al último” que trabaja en el Ayuntamiento, así como a los albaceteños que han asistido a los plenos para participar del acontecer de la ciudad o que han participado de manera activa, y a los medios de comunicación por “dar cuenta de nuestros acciones, avances y opiniones”.

El alcalde de Albacete ha dado las gracias a los diferentes grupos políticos por su confianza, por “hacer posible y creer en el diálogo”, así como por “aportar progreso a la ciudad”, al tiempo que ha tenido un recuerdo especial para su antecesor en el cargo, .

El primer edil albaceteño ha dado las gracias al PP por la gran labor realizada durante estos cuatro años, ya que “es muy complejo administrar el mayor ayuntamiento de Castilla-La Mancha y hacerlo con la complejidad política que tiene”, asegurando que “me hubiera gustado ver bailando el agua a los que hablan con ligereza” porque “hay que tener aplomo, cintura y poca prisa para gobernar una ciudad como la nuestra”.

También ha apuntado que “aliados de otras administraciones” han encontrado “pocos”, recordando que no le han dolido prendas en manifestarse junto al PSOE “para reivindicar a Rajoy que comunicara por carretera a Albacete con linares”, algo que seguirá haciendo con el futuro inquilino de La Moncloa, del mismo modo que ha reivindicado a la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha más infraestructuras educativas y sanitarias porque “han pasado tres presidentes autonómicos desde el año 2007 y color y expresión se ha visto muy poco”.

El alcalde de Albacete ha asegurado que ha llegado el momento de unirse “y seguir exigiendo las infraestructuras que demandan los albaceteños a la Junta, al y a la Diputación cuando sea necesario”.