Garijo ha acusado a Belinchón de pedirle al equipo de Gobierno que cometa ilegalidades posicionándose en contra de los informes de los técnicos. El concejal ha defendido el trabajo y la integridad de los técnicos municipales, “cuyo trabajo está poniendo en cuestión el en este Ayuntamiento con denuncias infundadas y no sabemos muy bien con qué interés”, según ha informado el Ayuntamiento en nota de prensa.

Garijo ha explicado que todas las mejoras que el Ayuntamiento ha considerado “fundamentales” para el buen funcionamiento del servicio de parques y jardines ya se recogieron como obligaciones en el pliego de condiciones. “Vuelvo a recordar que consensuado con todos los grupos municipales”, ha apostillado.

Entre esas obligaciones que se han incluido en el pliego de condiciones se encuentran la sustitución de todos los suelos de terrizo de las zonas de juegos infantiles por zonas de caucho, tapar gran parte de los alcorques con un suelo filtrante de absorción de impactos y un 5 por ciento anual sobre el precio del contrato en mejoras.

El concejal de Contratación ha recordado que el PP decidió no participar en las mesas de contratación “como ocurre ya en otras administraciones” porque, ha dicho, confía “plenamente” en el trabajo de los técnicos municipales y no quieren hacer injerencias sobre su labor “como parece que pretende el portavoz socialista, que tendrá que explicar porque está continuamente cuestionando el trabajo de los técnicos municipales que han aprobado por unanimidad en la mesa de contratación la adjudicación a una empresa, contando incluso con el voto del otro grupo que sí permanece en las mesas de contratación”.

Julián Garijo ha explicado que las mejoras no son criterios arbitrarios y hay que admitirlas siempre que cumplan una serie de condiciones como que estén incluidas en alguna de las categorías del pliego de condiciones, como son la adecuación de zonas verdes, creación de nuevas zonas verdes, implantación de nuevas tecnologías no contempladas en el pliego, mejora de la iluminación de las fuentes públicas, centralizar el sistema automático de riego y otras mejoras relacionadas con el servicio como por ejemplo el incremento de frecuencias del mantenimiento y conservación. Asimismo, tienen que cumplir las mejoras otras condiciones como que estén valoradas y que esa valoración se haga teniendo como referencia el precio del contrato.

“Cumpliendo todas estas condiciones, no se puede excluir a ninguna empresa porque de lo contrario se estaría incurriendo en un acto de prevaricación”, ha señalado, apuntando además que renunciar a todas estas mejoras supondría renunciar a una inversión superior a los 9,3 millones de euros “en beneficio de todos los albaceteños”, mejoras valoradas en cinco millones de euros más de las mejoras ofrecidas por la siguiente empresa que ha participado en el proceso.

Para Garijo, las declaraciones de Belinchón evidencian “la degeneración de la demagogia de la que hace gala el Partido Socialista comparando las mejoras de un contrato de zonas verdes con un plan de empleo y pidiendo al equipo de Gobierno que no atienda los informes técnicos”. “Si no atendiéramos a los informes de los técnicos estaríamos prevaricando y no sabemos muy bien si eso es lo que nos está pidiendo el portavoz socialista que hagamos”, ha concluido.