El Ayuntamiento de Albacete estudia la opción de mantener abierto y con servicio durante más tiempo el recurso para temporeros del que dispone en las casas que hay junto al Cementerio. Esta ha sido una de las cuestiones que se ha puesto sobre la mesa en la reunión mantenida esta mañana con ACCEM, oenegé de ámbito estatal que trabaja en el acompañamiento a las personas que se encuentran en riesgo de exclusión social.

El Equipo de Gobierno, a través del alcalde, ; el vicealcalde, , y la concejal de Atención a las Personas, Juani García, han tenido la oportunidad de conocer la trayectoria de ACCEM en Albacete y su trabajo actual, a través de sus coordinadores provincial y regional, y , respectivamente.

Entre otras acciones, ACCEM se encarga de la gestión de estas casas de acogida para temporeros, gracias a un convenio de colaboración de 35.000 euros que el Ayuntamiento de Albacete mantiene con dicha organización. Estas viviendas ofrecen unas 40 plazas y, actualmente, están abiertas de junio a octubre, en total cinco meses, periodo en el que tienen una ocupación total. La concejala de Atención a las Personas, Juani García, coincidió con ACCEM en la conveniencia de ampliar este periodo de apertura, pues existe demanda de temporeros y familias en la ciudad, y anunció que su departamento estudiará esta posibilidad.

Estas viviendas no son el único recurso para temporeros que tiene la ciudad, sino que en el a Personas Sin Hogar se dispone de otras 30 plazas que se ofertan también a temporeros en este mismo periodo de junio a octubre.

ACCEM comenzó su andadura en la atención a personas refugiadas y migrantes, de ahí su especialidad en este campo, si bien después abrió su ámbito de actuación a la inclusión de las personas. Actualmente, trabajan también con menores no acompañados, los conocidos como Menas, también con niños españoles que están en situación de exclusión social y con jóvenes, abordando aspectos como la vivienda y el empleo, entre otros. Sus responsables han explicado que en los últimos tiempos han puesto su punto de mira en otro colectivo, el de las personas mayores, aquejadas por problemas de soledad sobre todo en zonas despobladas, de ahí que hayan comenzado a trabajar en este ámbito en provincias como Guadalajara y Cuenca, experiencias que podría ser de utilidad trasladar a Albacete.