Una escuela del calzado que tiene que “servir para conectar a la gente más joven de la ciudad de Almansa con el sector del calzado”, un sector que genera en Almansa a día de hoy más de 3.000 puestos de trabajo directos en más de 60 empresas que están instaladas y vinculadas con el sector del calzado en la localidad, según ha informado en nota de prensa el Ayuntamiento de Almansa.

Además, ha señalado que suponen “la punta de lanza” de la industrialización almanseña con unos niveles de exportación “por encima del 95 por ciento y un altísimo grado de diseño, calidad y finalización del calzado”, lo cual supone, según el Consistorio, una imagen para la ciudad de Almansa, “moderna, dinámica, industrializada y que está presente en los principales mercados de todo el mundo”.

El alcalde en sus visitas a las empresas del sector del calzado del Polígono Industrial de Almansa, así como a ferias a las que ha podido asistir acompañando a los industriales del calzado “había detectado la necesidad que todos transmitían de tener un lugar donde formar a trabajadores que pudieran incorporarse laboralmente al mundo del calzado almanseños”.

Debido a que, según ha explicado el Consistorio, “la mano de obra del calzado estaba envejeciéndose y determinados puestos de mucha cualificación y mucha especialización para conseguir el grado de fidelización que el sector está requiriendo dada la calidad de los mismos, era cada vez más difícil”.

FORMAR A JÓVENES

Este denominador común ha sido el eje de trabajo junto con FICE para lograr que Almansa tenga una que permita formar principalmente a jóvenes, aunque no se cierra las puertas a otros abanicos de edad para incorporar a personas desempleadas al sector del calzado.

El será quien acoja estas instalaciones y será el propio Ayuntamiento quien de un paso al frente para solicitar la homologación de las aulas con el fin de que se pueda certificar profesionalmente los grados de formación en materia del calzado y se hará de la mano de los empresarios del calzado de Almansa con el fin de que la formación se pueda complementar directamente a sus empresas.

Por lo tanto, acogiéndose a las ayudas y subvenciones que puedan obtenerse de otras administraciones públicas será posible ir generando cursos de manera continuada en este sector con el fin de que se vayan incorporando de manera gradual y permanente a trabajadores al sector del calzado.

Tanto el presidente de FICE, Enrique Navalón, como el resto de industriales del calzado han mostrado su “satisfacción” por este “paso al frente” que permite cumplir un “ansiado sueño” en la ciudad como es el hecho de que exista un lugar para formar a trabajadores para este sector industrial de la ciudad.

Además, va a suponer, según el Consistorio, la posibilidad de aumentar el número de puestos de trabajo que genere esta industria, ya que “al existir una mayor capacidad de mano de obra formada y cualificada se pueden asumir nuevos pedidos ya que habrá personas dispuestas a incorporarse al sector para cumplir con ellos”.