Serán un total de 25.000 botellines de agua y 10.000 esponjas las que se pondrán a disposición de los corredores durante el recorrido de la prueba, lo que generará una importante cantidad de residuos dispersos de pequeño tamaño que se intentarán recoger en su mayoría una vez finalizada la prueba, según ha informado el Ayuntamiento en nota de prensa.

En el caso de los botellines de agua, al estar fabricados de un plástico fácilmente reciclable, serán recogidos selectivamente mediante contenedores convenientemente identificados instalados tras cada punto de avituallamiento, en total serán 24 contenedores-diana colocados sucesivamente a los que los corredores podrán arrojar sus botellas, al estar abiertos y contar con unos paneles en los que se indica el destino de estos envases.

El lema de la campaña de limpieza es ‘Tenemos una meta en esta carrera: reciclar’ y desde el IMD y el se solicita la colaboración de los atletas. En todo caso, las botellas que acaben en el suelo en el entorno de los puntos de avituallamiento también serán recogidas por los voluntarios que colaboran en la carrera, así como por el personal de limpieza de la empresa del servicio de limpieza viaria.

En el caso de las esponjas mojadas, se instalarán un total de 9 contenedores para que los corredores puedan depositarlas una vez usadas, contribuyendo así a la limpieza de las calles por las que trascurre esta importante cita deportiva.

Todas las botellas de agua serán recogidas por un vehículo específico y 40 voluntarios teniendo como destino su reciclado en el , contribuyendo así a hacer un poco más sostenible este evento a favor de la conservación del medio ambiente.

En total, se instalarán 33 contenedores convenientemente repartidos, y se dispondrán diversos medios mecánicos y humanos tales como 2 vehículos recolectores, 1 vehículo para transporte y recogida de contenedores, 1 camión-cisterna, 1 barredora mecánica de calzadas, y 14 personas (operarios y encargado) y 40 voluntarios, que se encargarán de los trabajos de recogida de residuos y limpieza necesarios, a los que hay que añadir los trabajadores del servicio de mantenimiento de jardines encargados de la limpieza en la zona de avituallamiento final del Parque Abelardo Sánchez.