, concejala de Bienestar Social, ha detallado que se trata de una acción conjunta entre concejalía y la concejalía de Educación, en coordinación con los centros educativos de la localidad.

Ha recordado Herrera que el Banco de Libros se puso en marcha en el año 2015, nada más llegar al Ayuntamiento de Villarrobledo el nuevo Equipo de Gobierno, puesto que para ellos era un compromiso ningún alumno de la localidad tuviese que estudiar con fotocopias.

Ese compromiso se ha mantenido en los cursos académicos posteriores, hasta llegar al actual, con el objetivo de que todos los niños puedan estudiar en igualdad de condiciones.

Ha revelado que a comienzos del pasado mes de septiembre, desde el Área de Servicios Sociales del Ayuntamiento de Villarrobledo se mantuvo una primera reunión con los colegios e institutos de la localidad, ya que ambas partes son las que están en contacto con las familias y los que conocen sus necesidades, agradeciéndoles Rosario Herrera el trabajo laborioso y delicado que han llevado a cabo a la hora de determinar las necesidades de las familias en materia de libros de texto, y poder atenderlas.

De igual modo ha agradecido la implicación de las librerías de la localidad en esta iniciativa, distribuyendo los libros, proporcionando las facturas posteriormente al Consistorio.

Rosario Herrera ha puesto en valor la labor desarrollada por el Área de Servicios Sociales del Ayuntamiento de Villarrobledo con este Banco de Libros, para que las familias hayan podido contar los libros en el menor espacio de tiempo, y de este modo los niños puedan desarrollar el curso con total normalidad, “valorando cada caso de manera individualizada, delicada y exhaustiva”.

La inversión realizada en esta iniciativa es de 12.000 euros, sufragada íntegramente por el Ayuntamiento, beneficiándose de la misma 119 niños, de todos los colegios e institutos de la localidad.

Al igual que en los años anteriores, se han aprovechado libros que habían quedado en el Banco de Libros de cursos anteriores, incrementándose el número de becas de libros recibidas en la localidad desde la Junta de Comunidades.

Ha precisado que cada niño recibe una ayuda e 150 euros, que permite cubrir el coste de los libros, y que en caso de recibir ese niño una beca de libros de la Junta por un importe menor, el Ayuntamiento se encarga de completar el importe hasta cubrir la cantidad necesaria para dicha compra.

Por último, la concejala ha señalado que este es el cuarto año que se pone en marcha el banco de Libros, y que es intención del equipo de Gobierno socialista que esta iniciativa se pueda seguir desarrollando en años venideros, “ya que es nuestro compromiso que todos los niños puedan estudiar en igualdad de condiciones”.