En su discurso, José María Aznar se refirió, por otro lado, a la coalición que, a su juicio, han constituido Gaspar Llamazares y José Luis Rodríguez Zapatero, confundiendo un proyecto político con “enrollarse en una pancarta y salir a la calle” utilizando “atajos democráticos” para ganar las elecciones.

En este sentido, Aznar aseguró que los difíciles momentos internacionales “están superados a su pesar”, afirmando que esto ha sido posible “porque detrás de la pancarta no había nada” y que el PP nunca renunciará a defender los intereses generales de España. Por todo ello, el presidente del Gobierno manifestó que “vamos a ganar estas elecciones y las siguientes”.

De otro lado, el presidente del Gobierno mostró su convencimiento de que España es “una de las mejores democracias de Europa y del mundo” y que el rumbo del país y su marcha llevan a tener “las mejores ambiciones y esperanzas”.

De esta forma, Aznar recordó que hace 25 años al ex-presidente Adolfo Suárez le preocupaba hacer posible la llegada de la democracia a España, y ahora el objetivo es ser una de las mejores del mundo, “una diferencia extraordinaria”, señaló.

Así, Aznar aseguró que “mientras unos se levantan y dicen a qué manifestación voy hoy”, el PP se ha dedicado a trabajar suprimiendo impuestos como el IAE, reduciendo el IRPF, batiendo records en materia de empleo o Seguridad Social, mejorando las pensiones, favoreciendo a las madres trabajadoras o adoptando medidas para paliar el problema de la vivienda en España. “No voy a pedir a la coalición Llamazares-Zapatero que entiendan ésto, pero sí que lo escuchen”, dijo el presidente del Gobierno.

Estabilidad, seguridad y progreso son, según dijo el presidente del Gobierno, tres conceptos clave para el mantenimiento de la democracia española, ante la intención de la oposición de “poner patas arriba” las bases fundamentales de estabilidad.

El presidente del Gobierno explicó que “los indisciplinados del sur”, como nos llamaban en Europa a los españoles, “somos ejemplo para muchos países” en la actualidad, por lo que aseguró no comprender que “vengan los de la pancarta” con la intención de derogar la Ley de Estabilidad Presupuestaria que, dijo, ha conseguido “poner en orden nuestra casa y nuestras cuentas”.

Por ello, Aznar se dirigió a la oposición para que expliquen a cuántos ciudadanos mandarán al paro en caso de derogar la Ley de Estabilidad.