El ejercicio a consistido en un combate simulado “dos contra uno”, en concreto uno de ellos ha sido un F-22 Raptor de la USAF contra dos F-18 del Ejército del Aire, y luego otro F-22 Raptor de la USAF contra dos Eurofighter también del Ejército del Aire español.

Esta era la primera vez que se recibía al F-22 en la Base Aérea de Los Llanos, “uno de los aviones, o el avión, más capaz que surca los cielos hoy en día”, indicaba el coronel jefe de la base albaceteña Juan Manuel Pablos.

Estos ejercicios son una “excelente oportunidad” de instrucción y adiestramiento que permite una evaluación conjunta de las capacidades de los tres aviones, dos de fabricación norteamericana y uno europea, en un entorno táctico exigente.

El coronel jefe del TLP explicó que un escuadrón de F-22 está en Europa desplegado durante varias semanas “para hacer entrenamiento en vuelo·, con despliegues puntuales a otras bases de la OTAN como el que hoy se ha realizado en Albacete, “siempre con el objetivo de maximizar el entrenamiento con los aliados y avanzar en la interoperabilidad de cazas de quinta generación con el resto de aviones caza aliados”

En esta actividad, además de los citados ejercicios de instrucción y adiestramiento, han tenido lugar distintas conferencias a cargo de representantes de ambas fuerzas aéreas.