María Gil ha explicado que estas ayudas al alquiler se enmarcan en el conjunto de medidas puestas en marcha por el Ayuntamiento de Albacete en el seno del Plan de Choque contra la pobreza y la exclusión social y que tienen como objeto evitar situaciones de dificultad en el acceso o riesgo de pérdida de la vivienda habitual, para las personas en situación o riesgo de exclusión social.

Dichas ayudas se otorgan en régimen de concurrencia competitiva, siguiendo el criterio universal y objetivo de la renta del hogar como unidad, subvencionando una proporción del alquiler, sin asignar una cuantía fija, para evitar situaciones de generación de rentas adicionales superiores a las del propio alquiler, ha informado el Ayuntamiento en un comunicado.

La concejal ha señalado que durante los últimos años, los Servicios Sociales del Ayuntamiento han constatado un incremento en la demanda de prestaciones económicas por parte de personas y familias que cuentan con ingresos insuficientes para cubrir sus necesidades básicas, de estas personas y familias.

Estas circunstancias, muchas veces sobrevenidas por una situación de desempleo, “generan vulnerabilidad y desestabilización en el equilibrio de la unidad familiar y su no cobertura puede influir muy negativamente en el desarrollo personal y familiar y puede llevar a la persona o familia a verse inmersos en un proceso de exclusión social donde se verán afectadas otras áreas”.

PLAN DE CHOQUE

Por ello, el Ayuntamiento de Albacete ha elaborado un Plan de Choque contra la pobreza y exclusión social que intenta dar respuesta a situaciones de pobreza e insuficiencia de recursos económicos, y de exclusión social que afectan a parte de la población de Albacete. Dentro del mismo se establecen una serie de objetivos que se desglosan en distintas medidas.

Entre ellos se recoge, medidas en materia de vivienda y alojamiento, la cual establece “la puesta en marcha del proyecto de viviendas de alquiler social, en las que se tenga en cuenta el nivel de renta de las familias para establecer el importe a pagar en concepto de alquiler mensual”. En este ámbito se inserta el proyecto Fondo Social de Alquiler social, que se financiará por importe de 210.000 euros.

Para acceder a este fondo social de alquiler se establece un baremo económico en función de los miembros de y de acuerdo a las circunstancias económicas que definen el umbral de la pobreza en la encuesta de condiciones de vida del INE 2016. En este baremo se establecerá un mínimo de ingresos y un máximo. Las personas y familias que se encuentren en ese intervalo podrán acceder al fondo social durante un período de seis meses.