La rapidez con la que suceden todos los acontecimientos lleva, tal y como explica el propio Belinchón a que, una vez realizados todos los cambios necesarios (la investidura del nuevo alcalde y la toma de posesión del concejal que ha ocupado el puesto de edil dejado por Cuenca por parte de ), “ya estemos inmersos nuevamente en la acción política y en la dinámica que tiene que llevar el ‘nuevo’ Ayuntamiento”. El portavoz del principal Grupo de la oposición en el Consistorio confía en que “este cambio sea para bien de la ciudad”, después de unos dos primeros años de en los que asegura que “en Albacete no ha corrido el aire, no ha habido acción y no ha habido un proyecto de futuro sobre el que pivotar sus políticas a futuro” y reitera el mensaje que le lanzó al nuevo alcalde en su investidura: “Que se esforzarse por generar ese proyecto que fuese capaz de ilusionar a la ciudad de Albacete sobre un futuro halagüeño en todos los aspectos”.

“Entiendo las críticas de Podemos Albacete porque a Podemos lo que menos le interesa es que haya una fuerza de izquierdas gobernando la ciudad (como no le ha interesado que hubiese una fuerza de izquierda gobernando en el país y por eso no apoyó a en su momento)”

Sobre la propuesta de Gobierno alternativo que, ante este panorama que se abría después de la dimisión de Cuenca, lanzaban de forma unitaria tanto en Grupo Municipal Socialista como el de Ganemos Albacete (y para el que pedían el apoyo del de Ciudadanos), Belinchón explica nuevamente los motivos por los que ofrecieron esa alternativa (por la que han recibido ciertas críticas, por ejemplo, desde la formación Podemos en la ciudad).

Señala que “la política no se puede explicar desde puntos de vista pueriles o infantiles” y recuerda que “en el Ayuntamiento existe una distribución de fuerzas y de representación política que es la que es y cuando el ‘status quo’ se modifica (por la razón que sea), los cuatro Grupos políticos tienen que asumir la responsabilidad que tienen”.

Relata que “Ganemos y el PSOE intentamos asumirla porque tenemos 13 concejales, el 50% de la representación política en el Ayuntamiento”. Asegura entender que a Podemos le parezca mal “porque a Podemos lo que menos le interesa es que haya una fuerza de izquierdas gobernando la ciudad de Albacete (como no le ha interesado que hubiese una fuerza de izquierda gobernando en el país y por eso no apoyó a Pedro Sánchez en su momento); a Podemos no le interesa que haya otras fuerzas de izquierdas con más experiencia, con una madurez política mayor, con más solvencia política y en la acción… porque ellos son de la opinión de ‘cuanto peor, mejor’…, de cuanto peor vaya en la ciudad mejor les va a ir políticamente a ellos, y creo que se equivocan: creo que es una lectura pueril de la realidad política de nuestra ciudad”.

“No íbamos a ir con una opción de 13 al Pleno para que el voto del concejal no adscrito tuviese la más mínima posibilidad de decidir el futuro de esta ciudad, aunque ese futuro me hiciese a mí alcalde de Albacete; a mí me parece que es de una enorme honestidad”

Aclara que ellos no han aprovechado nada y que “quien ha generado esta situación ha sido el y han sido unas circunstancias del anterior alcalde y unas consecuencias sobrevenidas, pero nosotros, sean las circunstancias que sean, tenemos que afrontar la responsabilidad que tenemos ante el Pleno, sobre todo partiendo de esa reflexión sobre los dos años que llevamos en los que esta ciudad está perdiendo el tiempo, el tren del progreso, la posibilidad de crear un proyecto de ciudad viable, interesante y esperanzador; por eso intentamos hacerlo”.

Incide, también en que lo han hecho “mostrando una enorme honestidad: nadie puede dudar que queríamos coger el Gobierno (Ganemos y el PSOE) ni nadie puede tener ninguna duda de que yo quiero ser alcalde de Albacete, pero le hemos dicho a la gente con honestidad que no lo vamos a hace a cualquier precio y por eso hemos dicho desde el primer momento que no queríamos el voto del concejal no adscrito, que no se lo íbamos a pedir y que incluso no lo íbamos a aceptar: no íbamos a ir con una opción de 13 al Pleno para que el voto de este señor tuviese la más mínima posibilidad de decidir el futuro de esta ciudad, aunque ese futuro me hiciese a mí alcalde de Albacete; a mí me parece que es de una enorme honestidad esa acción, pero eso no quita para que en cualquier coyuntura tengamos que asumir la representación política que tenemos, ¿cómo y por qué les íbamos a decir que no intentamos hacer un proyecto de izquierdas, progresista y con más derechos a esas 39.000 personas que nos votaron?”, dice.

“Hoy el Ayuntamiento tiene un Gobierno con 13 concejales (aunque en el Gobierno sean 10) y hay una oposición con 13 concejales, y considero que esa situación al menos debía hacernos pensar a todos sobre mejorar las cualidades democráticas del Pleno”

PSOE y Ganemos Albacete pidieron al Grupo Municipal de Ciudadanos que apoyase esa propuesta de Gobierno alternativo para la ciudad y así se lo trasladaron formalmente en una reunión que las tres formaciones mantuvieron el pasado lunes, 3 de julio. Finalmente, la formación naranja optó por no moverse de su criterio inicial de ‘apoyar la lista más votada’ y eso demostró en el Pleno de investidura del 5 de julio cuando, dando un paso más allá de la posición que adoptó el 13 de junio de 2015 (cuando sus ediles se abstuvieron para dar la alcaldía a Javier Cuenca), esta vez votaron a favor al candidato Popular, Manuel Serrano, que resultó elegido alcalde como candidato de la lista más votada.

En el discurso que la portavoz de Ciudadanos protagonizó en esa misma sesión de investidura, dio a conocer que ese “voto de confianza a favor” se produjo tras la firma de sendos documentos con el PP: el primero (basado en medidas de regeneración democrática) se rubricó el 30 de junio; , donde compromete al Equipo de Gobierno a llevar a cabo “43 medidas beneficiosas para la ciudad”, se había firmado instantes antes del inicio de esa misma sesión de investidura del pasado miércoles.

Belinchón señala sobre la posición que finalmente adoptó Ciudadanos que “no fue sorprendente en ningún caso” y argumenta: “Ciudadanos tiene una función prioritaria, que es ser muleta política del Partido Popular, y eso lo tienen claro, lo llevan en el tuétano y lo tienen perfectamente asumido; creo que se sienten mucho más cómodos apoyando al PP, un Gobierno de derechas, porque saben que si ese Gobierno no funciona, ellos pueden tener un cierto rédito electoral; me parece que es una actitud muy ventajista porque huyen de la responsabilidad que tienen con la ciudad porque ¿si no se han cumplido los acuerdos que establecieron con el PP cuando hicieron alcalde a Cuenca, por qué sí iban a cumplir estos? Se han limitado a apoyar la lista más votada y les da igual que cumplan o que no cumplan y que tengan más o menos actividad o acción política”.

Sobre el cambio de la abstención al voto a favor de esta ocasión por parte de los concejales de Ciudadanos, Belinchón lo considera “significativo” y asegura que lo hicieron “porque creo que no tenían claro que Ganemos y el PSOE no fuésemos a ir con el acuerdo de 13 (a pesar de que nosotros habíamos dicho que solamente iríamos si había acuerdo con Ciudadano y que, si no, cada Grupo se votaría a sí mismo y no habría más posibilidad); pero hasta ahí llega la falta de compromiso”.

Añade que “lo que está claro es que hoy el Ayuntamiento tiene un Gobierno con 13 concejales (aunque en el Gobierno sean 10) y hay una oposición con 13 concejales, y considero que esa situación al menos debía hacernos pensar a todos sobre mejorar las cualidades democráticas del Pleno, mejorar la permeabilidad a las propuestas de la oposición y, desde luego, mejorar el cumplimiento de todas esas propuestas que hacemos”.

Recuerda la propuesta que lanzaba al Equipo de Gobierno en la sesión de investidura (y que añade que se había comprometido a cumplir, junto con Ganemos, en las conversaciones con Ciudadanos): “Ser el primer Ayuntamiento de España que acepte, en el reglamento orgánico de funcionamiento del Pleno, que las mociones tengan carácter vinculante; eso son hechos, la oportunidad real de hacer regeneración democrática que va más allá de un documento que al final es papel mojado (como se ha visto en con Ciudadanos); pero creo que no les interesa, no les he vito coger esa oferta”.

Sobre la actitud del Grupo Socialista con respecto al edil no adscrito: “El futuro de esta ciudad… no podemos dejarlo en manos de cualquiera; o acabamos con aquellos que quieren acabar con la política, o la política seguirá sufriendo”

Finalmente, analiza la posición del otro ‘protagonista’ de esta situación y que, a diferencia de lo que podía imaginarse en un principio por muchos, quedó tan sólo casi como un ‘convidado de piedra’: el edil no adscrito, (y también su propuesta, anunciada sólo a través de los medios de comunicación, de crear en Albacete un ‘Gobierno colaborativo a 27’, basado en el que protagonizó en su día en la ciudad).

“Yo, cuando leí eso, pensaba que era una broma; si le hubieran puesto a esa noticia ’28 de diciembre’ hubiese encajado perfectamente”, señala.

Asegura que le cuesta mucho hablar de esta persona que, señala, “ha quedado en la posición que tenía que quedar, quien siembra vientos recoge tempestades; alguien que se dedica a insultar, exclusivamente, a denigrar, a poner palos en la rueda, a sembrar la duda sobre cualquier acto público o institucional, a arremeter contra los funcionarios públicos y contra las instituciones sin importar quién, cómo, cuándo, dónde, por qué… porque, además, nunca da una razón de nada, no le he oído ni un solo argumento en dos años; me parece que una persona no puede representar a una ciudad así”, explica.

Apunta que “el Grupo Municipal Socialista lo que tiene que intentar es, por higiene y responsabilidad democráticas, que estas personas no sean protagonistas en la vida pública de una ciudad porque, si no, estamos denigrando la política”.

Señala que Pedro Soriano “tuvo una gran oportunidad, pudo haber realizado su labor como concejal no adscrito de una manera responsable, pero es que además esa tarea no la hace él: a este señor le manipulan tres o cuatro, que le llevan por un camino, le llevan por otro, le escriben los textos, le dicen métete con éste hoy, mañana con no sé quién… insulta, llama la atención, que los medios se fijen en ti… este señor se está denigrando él solo, y yo creo que cuando alguien está permanentemente haciendo esa tarea, al final recoge esto: el desprecio de todo el mundo, la indiferencia de todo el mundo y, sobre todo, por nuestra parte recoge que vamos a hacer lo que sea para que no sea protagonista de nada porque esto es mucho más serio: tenemos en nuestras manos, en nuestras decisiones, tenemos la mejora, la consolidación de condiciones de vida, de empleo, de industria, de cuestiones económicas… tenemos cosas muy importantes, el futuro de esta ciudad… no podemos dejarlo en manos de cualquiera; o acabamos con aquellos que quieren acabar con la política, o la política seguirá sufriendo”.

“Ciudadanos votó a favor, con lo cual Ciudadanos tiene una parte y una responsabilidad muy importante en el Gobierno de esta ciudad; lo que se haga y lo que se deje de hacer va a ser responsabilidad de Ciudadanos también…”

Oficializados ya todos estos movimientos que concluyeron con la toma de posesión de Manuel Serrano como nuevo alcalde de Albacete para lo que resta de legislatura, su primera decisión como tal fue celebrar Junta de Portavoces, un encuentro que, tal y como relata Modesto, “fue más una ‘toma de contacto’ y donde Serrano volvió a reiterar en un ámbito de mayor confianza los compromisos que había dicho en la investidura”.

Belinchón también aprovechó para reiterarle ahí al primer edil que “resulta difícil creer a alguien que ya ha fallado tanto” y, sobre el acuerdo PP-Ciudadanos, el portavoz del Grupo Municipal Socialista señala que “si se cogen las 43 medidas, son prácticamente todas las mociones que todos los Grupos políticos hemos llevado al Pleno; por ejemplo, la del aeropuerto es algo que el Grupo del PSOE hemos peleado y llevado dos años en los que nunca he oído a Ciudadanos hablar del aeropuerto; pero ahora lo recogen y lo ponen como medida en el acuerdo con el PP… como ese ejemplo, los otros 42; cogen todo lo que nosotros hemos estado haciendo y se lo ponen como acuerdo al Partido Popular dándole una segunda oportunidad para que lo cumplan pero ¿por qué iban a cumplir ahora lo que no han cumplido en los dos primeros años? No lo sé… Lo cierto es que hemos trabajado, hemos hecho propuestas, les hemos dado viabilidad a los presupuestos durante los dos primeros ejercicios, pero en dos años hemos visto un incumplimiento tras otro (y algunos muy graves), incluso cuestiones concretas del acuerdo de presupuestos que no se han llegado a cumplir”, lamenta.

Razones que le hacen no creer las buenas intenciones promulgadas en la investidura por el nuevo alcalde y que le llevan a señalar un refrán muy conocido que reza ‘obras son amores…’. “Si lo van a hacer, que empiecen a hacerlo ya -dice-, tienen tiempo; hoy es diez de julio, hasta que vayamos a negociar los presupuestos a finales de noviembre hay mucho tiempo para cumplir muchas cosas y tenemos muchas cosas sin cumplir, pero que lo hagan y sin trampa, que no hagan cosas ahora señalando que es por el acuerdo con Ciudadanos cuando son cuestiones que llevamos mucho tiempo peleando”, explica.

Belinchón señala que “las formas son importantes” y por eso les insta a cumplir, además de insistir en que “lo que no vamos a hacer es seguir dando más oportunidades a ambos, a ambos, porque ahora en la ciudad de Albacete son un Gobierno de diez con 13 concejales: Ciudadanos votó a favor, con lo cual Ciudadanos tiene una parte y una responsabilidad muy importante en el Gobierno de esta ciudad; lo que se haga y lo que se deje de hacer va a ser responsabilidad de Ciudadanos también… se habla de regeneración pero sólo con ‘estar’, sin ‘hacer’… por eso repito que cuesta mucho confiar en esto, y el Pleno de investidura ya fue ‘una trampa’ que a nosotros, al menos, nos mantiene expectantes pero con muy poquita confianza porque nos tienen que demostrar que podemos confiar para confiar, y hoy… no nos están demostrando nada, todo lo contrario”.

“Todas las legislaturas cuando terminan han de tener algo para identificarse, pero creo que estos cuatro años pasarán sin pena ni gloria y nadie recordará nada que identifique con este Equipo de Gobierno”

Sobre el nuevo reparto de responsabilidades de Gobierno que Manuel Serrano ha hecho entre sus concejales, Belinchón no aprecia “nada significativo” y se limita a “desearle al señor Pozuelo que le vaya muy bien en sus responsabilidades porque, si le va a él bien, si le va bien al Equipo de Gobierno, y a los trece concejales, le irá bien a Albacete; y hay técnicos muy cualificados en todos los servicios, de modo que eso es un apoyo muy importante”.

Para terminar, hablando de proyectos a un plazo más o menos corto, Belinchón asegura que en el Grupo Municipal Socialista “preocupa todo: desde la Feria al proyecto transformación y recuperación peatonal del centro urbano pero, sobre todo, nos preocupa que no exista un modelo: un Equipo de Gobierno tiene que plantear su gestión ‘con luces largas’ porque al final tenemos que saber hacia dónde queremos ir, y eso engloba muchas cosas; por ejemplo, no podemos saber qué modelo urbanístico queremos sin saber cuál es el modelo industrial que queremos potenciar porque uno va a determinar el otro” dice, apuntando varios ejemplos.

Conceptos como el de la plataforma logística, el de una gran ‘ciudad sanitaria’ que atienda las necesidades del Albacete de dentro de veinte años, modelos de participación ciudadana y de servicios mejores y más consolidados… son explicados por el portavoz del Grupo Municipal Socialista como puntos a tener en cuenta desde ya porque no se pueden abordar de año en año; y conceptos que son los que le llevan a preocuparse y a ratificarlo en su idea de que “la ciudad no tiene un modelo a futuro de aspectos que son fundamentales”.

“El reto de un Equipo de Gobierno es diseñar y definir un modelo, tener algo que nos identifique; todas las legislaturas cuando terminan han de tener algo para identificarse, pero creo que estos cuatro años pasarán sin pena ni gloria y nadie recordará nada que identifique con este Equipo de Gobierno; esta legislatura podía ser, por ejemplo, la de la planificación del modelo industrial futuro de la ciudad; o la de la plataforma logística del sureste español en Albacete; o la de las infraestructuras; o la de la participación ciudadana real… podía ser la legislatura de alguna de esas cosas, es lo que le llevamos pidiendo al Gobierno de la ciudad desde 2015 y no lo hacen”, concluye.

Si lo desean, pueden visionar al completo esta entrevista con Modesto Belinchón, portavoz del Grupo Municipal Socialista en el Ayuntamiento de Albacete, a través del vídeo que acompaña a este texto sobre la misma.