El concejal del Grupo Municipal Socialista lamentó este miércoles que “ y su Equipo de Gobierno concluirán la Legislatura como la iniciaron, despidiendo e indemnizando a trabajadores municipales”, tras informar de “dos nuevos varapalos judiciales, que condenan al Ayuntamiento de Albacete por los despidos improcedentes de un trabajador del del Cementerio y otros 21 del programa conocido como Pecas”.

Trabajadores, precisó, que se suman a la nómina de cerca de 200 trabajadores públicos municipales que han sido despedidos de forma directa o indirecta durante los últimos cuatro años, a los que habría que sumar 60 jubilaciones que el Equipo de ha decidido no cubrir.

En este punto, valoró que en estos despidos confluyen dos circunstancias, de una parte, “la falta de humanidad y sensibilidad que el PP está demostrando, tanto por el hecho en sí de despedir a los trabajadores municipales, como en la forma que lo está haciendo, de manera chapucera, sin respetar los procedimientos y con la declaración de despidos improcedentes o nulos en la mayoría de los casos”.

Este último aspecto, el gusto del PP por despedir sin respetar los procedimientos legales preceptivos, ha supuesto que el Ayuntamiento haya tenido que pagar, con cargo al erario público, más de un millón de euros en indemnizaciones, por “la falta de eficacia con la que , el concejal al que Carmen Bayod encomendó la responsabilidad de Interior, ha desarrollado su trabajo. Y no se lo digo yo, tampoco el PSOE, se lo han dicho en numerosas ocasiones los tribunales”.

En este punto, Juan Antonio Belmonte incidió que en lo que concierne al despido del operario del cementerio, “el de Castilla-La Mancha ha declarado el despido improcedente y daba la opción, como a otros tantos despedidos antes que él, de readmitirlo o pagar la indemnización. Una vez más este Equipo de Gobierno opta por esta última, que asciende a 30.000 euros, cuando si se le hubiera readmitido y esperado tan solo un mes y medio, este trabajador habría reunido los requisitos para poder jubilarse de forma anticipada, como era su deseo”.

A esto se suma, informó Belmonte, que hace tan solo unos días, la Sala de lo Social del declaró la inadmisión del recurso de casación interpuesto por el Ayuntamiento contra la sentencia del Tribunal Superior de Justicia, que ratificaba la demanda de los trabajadores del Programa Pecas y la improcedencia de su despido.

Esta sentencia, detalló el edil socialista, obligará al Ayuntamiento de Albacete a indemnizar a los 21 trabajadores despedidos con más de 150.000 euros, a lo que habrá que añadir las costas procesales, que también saldrán de los fondos públicos municipales.

“Aquí, en su momento, nuevamente el equipo de gobierno del PP tenía la opción de la readmisión o indemnización, y optó por la misma de siempre, indemnización y asunto cerrado”, expuso el concejal del PSOE, que concluyó valorando que “lo que es aún más grave es que el Equipo de Gobierno del PP decidió recurrir la sentencia del TSJ, para luego ante el Tribunal Supremo dejar transcurrir el plazo concedido sin realizar ninguna alegación o presentar escrito alguno, tal y como recoge el juez en su sentencia. Demostrando una falta de respeto absoluta y una negligencia flagrante en la administración de los recursos públicos”.