El ha albergado la VIII edición del Salón Brindis con los vinos de más personalidad de Mancha que organiza Alquimista de Ideas. Un gran punto de encuentro para seguir generando oportunidades de negocio y de expansión para las bodegas participantes

Uno de los organizadores del evento, , ha subrayado que “somos una región con unas características muy particulares perfectamente definidas (por el suelo y por el clima) para crear grandes vinos”. Sobre esta VIII edición de tan particular ‘Brindis’, Velasco ha incidido en que “sobre todo este año se ha apostado por el consumo en esa parte del público que nos faltaba que es la gente joven, prometedora, que tenemos en Castilla-La Mancha y que creo que va a ‘explotar’ para levantarnos como dios manda…”.

Martínez Arroyo anima a “planificar el sector del vino entre todos” y a apoyar las iniciativas que contribuyan a aumentar nuestros bajos niveles de consumo interno de vino

En la cita también ha estado presente el consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, siempre involucrado de lleno en todo lo que signifique promoción de nuestra ‘cultura del vino’.

Así, Martínez Arroyo ha recordado que “el vino, de alguna manera, nos define como sociedad y como Comunidad Autónoma, y ésta es una forma de expresar el orgullo que sentimos por aquello que es muy nuestro como el vino”; Además, ha hecho hincapié en la necesidad de “incrementar los niveles de consumo interno de vino en nuestra región, que son muy bajos; eventos como éste nos ayudan a que el consumo aumente; el sector del vino en nuestra región necesita del aumento del consumo en el mercado interior y también de un incremento de las exportaciones”.

Con el fin de dar salida a la variedad de productos que tenemos en la región en torno al vino, el consejero ha reivindicado uno de los objetivos del Gobierno regional para el sector durante esta legislatura: planificarlo entre todos.

“Planificar el vino que se vende a más precio, el que se vende a menos precio… pero todo con la idea de que al final el cultivo y el sector sea rentable y de que los viticultores puedan seguir viviendo de un producto tan nuestro como es el vino; de esto viven en Castilla-La Mancha 100.000 familias y queremos que cada vez tengan más renta”.

Algo que se consigue, tal y como ha concluido el consejero “apoyando eventos como éste, apoyando la ‘cultura del vino’ y apoyando la capacidad de negociación de nuestras empresas en los mercados internacionales”.