, Senador y Presidente del de Villarrobledo, ha repasado el estado en que se encuentran las obras del “segundo centro de salud para la localidad, a las que denominó el actual alcalde socialista como un amasijo de hierros, y se comprometió a que en cuatro años de gobierno socialista, local y regional, iba a estar terminado, como se puede comprobar que afirmó en rueda de prensa y en su programa electoral”.

Lamenta Bueno que , “solo sea un mentiroso; han pasado cuatro años, y el segundo centro de salud, sigue como estaba; y nuestra localidad no se merece un alcalde mentiroso e incumplidor”.

Valentín Bueno recuerda que en diversos presupuestos de la Junta de C-LM se dijo que se iban a invertir 100.000 € en ese segundo centro de salud; después, sigue afirmando Bueno, “bajaron la cantidad y se habló de 10.000 €; y desde el PP nos preguntamos si alguien ha visto esa inversión por algún sitio”.

“Todo esto demuestra –afirma Bueno- que mienten sin parar, y ahora, adquiere el compromiso de hacer ese centro de salud en la legislatura que viene, cuando ya había prometido también en el itinerante que se celebró en nuestra localidad, que iba a ser realidad en esta legislatura”.

Añade Bueno que “después de todas estas promesas de Page, el alcalde socialista de Villarrobledo, en contradicción con la promesa de su presidente, dice en radio que lo del segundo centro de salud para la localidad es un despilfarro, y que va a justificar el no hacerlo porque la sociedad de Villarrobledo se lo pide”.

El Senador popular deja claro que Alberto González es un fracasado, un cobarde “porque no puede esconderse detrás de las asociaciones y de la sociedad civil, para justificar su mentira y su mala gestión; si creía hace cuatro años que era necesario un centro de salud, si se comprometió en su programa electoral, si se fotografió con Page para defender ese centro de salud, tiene que hacerlo”.

“Si hace cuatro años –lamenta Bueno- escuchó a la sociedad civil, no entendemos cómo ahora afirma que quiere lo contrario; esto demuestra que está tomando el pelo a los ciudadanos de Villarrobledo; si hace cuatro años creía en ese proyecto, no puede venir ahora diciendo que la sociedad civil pide otra cosa”.

Para Bueno, todo esto nos recuerda que “Alberto González llegó a su puesto de alcalde sin haber ganado, sin proyecto de largo recorrido que solo era para llegar a las elecciones de aquel año, y ahora quiere utilizar a la sociedad civil para justificar su cobardía y su falta de trabajo”.