La ‘Procesión de las Palmas’, con el grupo escultórico de la Entrada de Jesús en , más conocido como el la de ‘La Burrica’, abre este Domingo de Ramos una semana entera de procesiones en (Albacete) —cuya Semana Santa está Declarada de Interés Turístico Internacional— en las que participarán hasta 26 cofradías y hermandades, y que este año cuentan con varias novedades, como el establecimiento de horarios y la posibilidad de suspensión de los desfiles en caso de incumplimiento.

Una de esas novedades se podrá ver este mismo domingo, según ha explicado a Europa Press el presidente de la de Hellín, Víctor García, ya que, con el objetivo de dar “más protagonismo” al paso de ‘La Burrica’, este se situará en el centro de la Plaza de la Iglesia, concretamente en la fuente, desde el momento de la bendición de palmas y hasta que comience el desfile.

También habrá cambios en la ‘Procesión del Santísimo Cristo de la Preciosísima Sangre’ que sale el Martes Santo desde la parroquia del Corazón de Jesús, ya que será la imagen de María Santísima de las Penas la que —siendo este año protagonista del cartel anunciador de la Semana Santa— presidirá la procesión y, por tanto, desfilará tras la imagen del Cristo de la Preciosísima Sangre.

Novedades tendrá igualmente la ‘Procesión del Silencio’ del Jueves Santo, un desfile que, como reconoce García, ha originado “problemas” desde hace años, ya que muchas cofradías se quejaban del tiempo que esperaban antes de la salida del colegio de Nuestra Señora de los Dolores Terciarios Capuchinos.

Tras consultar con las cofradías que participan en la misma y por una mayoría ajustada —de cinco contra cuatro— se aprobó dividir la procesión en dos bloques. Uno de ellos saldrá de la parroquia de la , se incorporará al segundo bloque a la altura de la Gran Vía, y se quedará posteriormente en la parroquia cuando llegue a ella, mientras que el otro hará el recorrido tradicional.

Se trata de “una prueba”, como ha destacado el presidente de la Asociación de Cofradías y Hermandades, para poder tener “varios ejemplos en los que mirar” y luego analizar los resultados. A su juicio, hay que ver opciones y que eso “ayude” para ver qué hacer el próximo año.

Habrá cambios también en la ‘Procesión del Santo Entierro’, en la que la , a petición propia, dejará de encabezar el desfile para situarse entre las imágenes de La Verónica y el Cristo Yacente, algo que Víctor García cree que “será un acierto”, pues hará más emotiva y silenciosa la llegada de la talla del cristo muerto, obra de .

SUSPENSIÓN DE DESFILES

Sin embargo, la decisión que más comentarios ha suscitado en las últimas semanas es la que atañe a los nuevos horarios de referencia de las procesiones de Semana Santa —apoyados por la mayoría de hermandades— que, en caso de no cumplirse, podría llevar a la suspensión de los desfiles y que afectan especialmente a las procesiones de Viernes Santo y Domingo de Resurrección.

El presidente de la Asociación es consciente de que “hay que poner un límite” a la situación actual, en la que los desfiles de esos dos días en concreto, ambos precedidos por miles de tamborileros, han ido viendo cómo se atrasaba su hora de recogida, provocando cansancio, desmayos, que las bandas no quieran desfilar y que incluso, en el caso del viernes, casi se acabe juntando la recogida de la procesión matinal con la salida de la nocturna.

“Hay que poner un poco el freno”, ha destacado García, quien ha defendido que los horarios no son “una cabezonería de la ” y que lo que pretenden es “buscar la mejor solución”, que pasa, a su juicio, por que “el pueblo colabore”. “Si el pueblo no quiere procesiones, las cofradías no procesionamos”. No obstante, está convencido de que Hellín “va a reaccionar bien” buscando “la mejor solución”.

Aunque el foco se ha puesto en las procesiones de esos dos días “todas se podrían llegar a suspender”, ha aclarado, asegurando que “los horarios son flexibles y se han puesto para que se puedan cumplir”. “Los últimos que queremos suspender somos nosotros”, ha precisado, consciente de que en los últimos años “las costumbres han cambiado” y el viernes y el domingo “se nota más afluencia —de tamborileros— porque la gente se acuesta y sale por la mañana”.

En cualquier caso, ha zanjado este asunto asegurando que no es el presidente el que va a suspender las procesiones sino que será “el pueblo por su comportamiento” y que serán los que retrasen los que “se verán un poco culpables y señalados”, confiando en que “no pase nada” y en que puedan desfilar todos los pasos, pues la suspensión, si llegase a ocurrir, supondría llevar “una espinita clavada”.

Finalmente, ha instado a que los ciudadanos “tengan paciencia” y se pueda poner en valor “todo el trabajo realizado” por esta nueva Junta Directiva que, aunque es joven, no ha llegado “para destruir nada” sino para “mejorar y cuidar” la Semana Santa de Hellín, como ha demostrado, con “gran acogida”, tanto en los actos de Miércoles de Ceniza como en el más reciente del pregón, que “superó las expectativas” que tenían.