A falta de esa confirmación oficial que arroje la autopsia, y cuyos resultados se conocerán previsiblemente a lo largo del día, la documentación encontrada en la ropa del cadáver y una primera identificación visual inicial” por parte de la personada en el lugar del hallazgo, hace “indicar” que se trata de este hombre de 36 años, que fue visto por última vez en su vivienda el pasado viernes.

El subdelegado ha asegurado además que el cuerpo “en principio no presenta signos de violencia” pero se está a la espera de confirmar a través de la correspondiente autopsia si se trata de una “muerte criminosa”.

Iniesta ha confirmado también que la se ha puesto en contacto con la familia de Jairo “para que acudan al auxilio de la identificación”.

En un primer momento, se pensó que la desaparición de Jairo guardaba relación con un juicio al que tenía que presentarse el pasado martes en Albacete por tráfico de drogas, por lo que no se descarta que pudiera tratarse de una muerte violenta.