Minutos antes del inicio de la conferencia, el propio Victor Küppers ha explicado al Grupo Multimedia de Comunicación La Cerca que si conferencia se basa, fundamentalmente, en “hablar sobre qué aporta la psicología positiva y cuál es la importancia de la actitud en el trabajo diario desde el punto de vista del empresario y cómo ‘gestionar’ personas”.

Victor Küppers: “Una persona cuando pierde el ánimo tiene que ser consciente de que pasa de ser alguien ‘estratosférico’ a ser alguien mediocre, ‘del montón’…”

Küppers ha subrayado que “los conocimientos son importantes y también la experiencia, pero es mucho más importante la actitud y claro… en un entorno de desánimo, hemos perdido la actitud; vamos desanimados principalmente por dos motivos: primero, porque todo son preocupaciones y problemas y, segundo, porque estamos en un entorno acelerado (vamos muy rápido, todo es urgente, todo es estresante, todo es ‘para ya’…); si tú juntas esas dos variables, es normal que la gente pierda el ánimo; una persona cuando pierde el ánimo tiene que ser consciente de que pasa de ser alguien ‘estratosférico’ a ser alguien mediocre, ‘del montón’, porque cuando pierdes el ánimo, la ilusión, el entusiasmo, las ganas de hacer… y eso es lo último que podemos perder”.

Victor Küppers: “No se trata de hacer cosas extraordinarias sino de hacer de manera extraordinaria lo ordinario, y para eso hace falta ánimo, ganas, actitud”

Sabiendo que el primer enemigo que tenemos es el entorno, nos anima a aprender a gestionar el ánimo en un entorno complicado que no vamos a cambiar, aunque apunta que hay muchas maneras de lograr dar ese ‘giro’ positivo a nuestra actitud frente a él:

“Uno puede ponerse ilusiones, ser proactivo y, sobre todo, no entrar en la queja porque, el principal peligro, es estar en la constante queja y en la lamentación porque así… no haces -ha señalado-; además, hablaremos de la excelencia porque no se trata de hacer cosas extraordinarias sino de hacer de manera extraordinaria lo ordinario, y para eso hace falta ánimo, ganas, actitud; hablaremos de la alegría, de la ilusión, de la importancia de equilibrar la vida profesional y personal (hay una frase que recuerda que lo fundamental de la vida es que lo más importante sea lo más importante); ése es el primer requisito para ir alegre, para ir feliz: que lo más importante, esté en su sitio, pero para eso necesitamos tiempo (hay que gestionar las relaciones fuera del trabajo)”.

Victor Küppers: “Cada uno es responsable de gestionar su propia actitud, sus ‘2 metros cuadrados’; miramos mucho más allá y nos olvidamos de lo que depende de nosotros”

Küppers señala que hay que fomentar esta actitud positiva frente al entorno porque, al final, se contagia; y es que seguramente no somos conscientes de lo que cambiaría la sociedad si cada uno de nosotros cambiase su actitud para con su entorno.

“Estamos en un entorno de ‘tarados’, y no podemos seguir trabajando y viviendo como ‘tarados’, desquiciados, yendo todo el día ‘como pollo sin cabeza’… porque al final agravamos el problema; no somos conscientes, ojalá lo fuéramos y nos diéramos cuenta de que cada uno es responsable de gestionar su propia actitud, sus ‘2 metros cuadrados’; miramos mucho más allá y nos olvidamos de lo que depende de nosotros”, ha indicado.

Victor Küppers: “Si hiciéramos una lista de las cinco palabras que más hemos escuchado todos los que vivimos en este país en los últimos cinco años, la elaboraríamos rápido: ‘crisis’, ‘paro’, ‘corrupción’, ‘déficit’, ‘recortes’… con eso ‘lo tenemos a huevo: es facilísimo acomodarse, quejarse, y no luchar contracorriente”

Centrados en dar importancia a lo que es importante, resulta vital resistir a la inercia a la que en la mayor parte de las ocasiones el entorno nos invita a diluirnos:

“Es mucho más cómodo dejarse llevar, quejarse, lamentarse… porque hay tantos motivos para enfadarse… Si hiciéramos una lista de las cinco palabras que más hemos escuchado todos los que vivimos en este país en los últimos cinco años, la elaboraríamos rápido: ‘crisis’, ‘paro’, ‘corrupción’, ‘déficit’, ‘recortes’… con eso ‘lo tenemos a huevo: es facilísimo acomodarse, quejarse, y no luchar contracorriente (porque al final esto es una lucha contracorriente, titánica); el trabajar y vivir con alegría es casi heroico, pero vale mucho la pena (como empresario, como padre, como pareja, como amigo…); sonará muy cursi pero, al final, cuando uno es feliz trabaja feliz, y cuando uno va a margado, trabaja amargado (y, lo que es peor, se junta con amargados y se agrava el problema); uno tiene que trabajar para ser feliz, es muy compatible ser un gran empresario y ser feliz, y ser buena persona, y preocuparte por los demás, por las personas que trabajan en tu compañía, en tu empresa (no es solo hacer una recogida de alimentos o de juguetes, que está muy bien, sino preocuparte por ayudar a las personas que están en tu empresa)”, nos ha explicado.

César Corcho: “Creo que otro modo diferente de enfrentarse a los problemas es también un valor diferencial que finalmente te ayuda a entrar en un ‘círculo virtuoso’ y a que las cosas vayan aún mejor”

Y por eso, centrados al cien por cien en el apoyo el emprendedor como están, desde CaixaBank Empresas apuestan por aportar cosas diferenciales al empresario, como éste encuentro en Albacete que tiene un doble objetivo, tal y como nos ha explicado el Director de Empresas de la Territorial de CaixaBank en Castilla-La Mancha y Extremadura, César Corcho.

“Un tema que nos parecía muy interesante y distinto a lo que venimos haciendo en otras ocasiones es hablar de actitud, de entusiasmo, de afrontar las cosas de otra forma; creo que otro modo diferente de enfrentarse a los problemas es también un valor diferencial que finalmente te ayuda a entrar en un ‘círculo virtuoso’ y a que las cosas vayan aún mejor; creo que igual que lo formamos al empresarios en otros aspectos, nos interesa darle esta otra formación; buscamos también con ello revitalizar un poco la figura del empresario, y nosotros somos un apoyo a la empresa y de cercanía con el cliente y este tipo de eventos nos ayuda mucho a destacarlo”, ha manifestado César Corcho.

Además de esa ‘nota diferencial’ en lo que a formación se refiere, el Director de Empresas de la Territorial de CaixaBank en C-LM y Extremadura ha resaltado que esta cita “también sirve como punto de encuentro: es importante poner en contacto a unos y a otros; fomentar encuentros como éste les ayuda a conocerse mejor, a detectar oportunidades y a salir un poco de esa ‘zona de confort’ estando con otros empresarios compartiendo una experiencia distinta”.

Mª Jesús Catalá: “El hecho de que nuestro empresariado tenga una visión positiva y entusiasmo por la forma de afrontar las dificultades de su día a día (que es complicado), tiene que ser muy beneficioso para que puedan tirar adelante los proyectos que puedan tener previstos”

En esa línea se ha explicado también la Directora Territorial de CaixaBank en Castilla-La Mancha y Extremadura, Mª Jesús Catalá, en la firme apuesta que la entidad viene haciendo por el sector empresarial, clave en la generación de empleo, y para el que es vital una visión positiva del entorno complicado al que se enfrenta de manera cotidiana.

“Nosotros creemos que el papel del empresariado en nuestra sociedad es tan importante que es crítico, de modo que el hecho de que nuestro empresariado tenga una visión positiva y entusiasmo por la forma de afrontar las dificultades de su día a día (que es complicado), tiene que ser muy beneficioso para que puedan tirar adelante los proyectos que puedan tener previstos y en los cuales nosotros queremos estar acompañándoles para que lo que resulte sea aquello que más necesitamos: creación de empleo; sin esta creación de empleo es difícil que nuestra sociedad avance y realmente este cambio o estos ‘brotes verdes’ que estamos viendo en los últimos meses, sean realidad; la única clave es conseguir que se cree más empleo y para ello necesitamos a los empresarios”. Para CaixaBank, una óptica positiva del día a día es una de las señas de identidad de su filosofía, idea que siempre se han esmerado no sólo en cultivar en el propio seno de la entidad, sino en transmitir a empresarios, familias y todos aquellos por los que trabajan.