Este acuerdo asciende a más de 60 millones de euros y se traduce en más de 30 líneas de apoyo y colaboración hacia los asociados a FEDA, que disfrutarán así de un paquete de productos personalizado en condiciones ventajosas para ellos, tal y como han puesto en valor ambos suscribientes.

El nuevo director general de Caja Rural Castilla-La Mancha, Víctor Manuel Martín, ha recordado cómo la entidad llegó a Albacete hace cinco años “para sembrar porque sembrando es como se recoge”, algo que han hecho desde el primer momento creciendo en el territorio albaceteño (donde tienen ya unas 46 oficinas) y tendiendo la mano al tejido productivo provincial, tal y como ratifican sus datos al respecto del pasado 2016.

Así, ha detallado por ejemplo el 6’5% de crecimiento neto en inversión crediticia que protagonizaron en el pasado ejercicio, o el 18% de incremento que en el mismo año se hizo en financiación empresarial lo que reitera el compromiso absoluto de la entidad con este colectivo y también con el resto de la sociedad (a la que revierte lo que esta le da a través de la Castilla-La Mancha a través de diversas colaboraciones).

El presidente de la Confederación empresarial albaceteña ha explicado que, a pesar de que las entidades financieras han facilitado mucho últimamente el acceso a la financiación a los empresarios, buena parte de estos aún están preocupados en este sentido porque las garantías para hacerlo suponen en ocasiones el verdadero problema. Por eso ha querido dar especialmente las gracias a Caja Rural Castilla-La Mancha que, a través de la renovación de este convenio, confirman el compromiso de esto con la actividad productiva de nuestro empresariado.